¿Cómo conseguimos que la UE respalde las normas vinculantes mundiales para las empresas y los derechos humanos? - CIDSE

¿Cómo hacemos que la UE respalde las normas globales vinculantes para las empresas y los derechos humanos?

Publicado originalmente el miércoles 17 junio 2015 por La Coalición Europea por la Justicia Corporativa

El año pasado, todos los estados miembros de 28 EU trataron de vetar el desarrollo de un tratado de la ONU que exigiría a las empresas respetar los derechos humanos en sus cadenas de suministro globales y asegurarse de que aquellos cuyos derechos están comprometidos tengan la oportunidad de presentar desafíos legales. Los derechos humanos no son voluntarios para los estados miembros de la UE, entonces, ¿cómo podemos superar esta oposición para hacerlos obligatorios para las corporaciones?

Este problema fue abordado esta semana en una reunión de desayuno organizada en el Parlamento Europeo por Richard Howitt, el relator del Parlamento Europeo sobre Responsabilidad Social Corporativa, y coorganizado por la Coalición Europea para la Justicia Corporativa, Amigos de la Tierra Europa y CIDSE - the international paraguas de organizaciones de desarrollo católico.

Varios eurodiputados conocidos por su compromiso en temas de responsabilidad corporativa se unieron para generar una lluvia de ideas sobre cómo el Parlamento Europeo puede apoyar el proceso de la ONU: Judith Sargentini de los Verdes, Barbara Lochbiler, de los Verdes, y Anne-Sophie Mineur, de la Izquierda Unida / Izquierda Verde Nórdica, todos se unieron junto con asesores de políticas y otros asistentes del MEP.

En el Consejo de Derechos Humanos de la ONU del año pasado en Ginebra, se pusieron en marcha las ruedas para un tratado internacional para garantizar que las corporaciones transnacionales respeten los derechos humanos. Se aprobó una resolución de la ONU para crear un grupo de trabajo intergubernamental de composición abierta *, a pesar de la fuerte oposición de los países occidentales.

Este año, este grupo se reunirá por primera vez en julio 6, con el objetivo de sentar las bases de dicho tratado. Los gobiernos de todo el mundo tendrán que discutir el alcance del tratado, el tipo de derechos humanos que abordará y el tipo de empresas a las que se aplicaría un tratado.

Martin Drago, de Friends of the Earth Uruguay, recordó a los presentes en la reunión el fuerte apoyo a un tratado por parte de la sociedad civil en los países en desarrollo, donde en la actualidad existen muchos obstáculos para quienes buscan reparación legal por abusos de derechos humanos corporativos. Un tratado global también abordaría el desequilibrio de poder creado por los sistemas legales que permite a las corporaciones demandar a los países.

Cinco años después de la adopción de los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos, debemos avanzar

Richard Howitt recordó que el Principios Rectores de la ONU sobre Empresas y Derechos Humanos nunca han sido un sustituto de las normas vinculantes a nivel internacional. Son un importante paso adelante, pero cinco años después de su adopción, es hora tanto de avanzar en su implementación como de comenzar una nueva fase que sienta las bases para las normas vinculantes internacionales.

Denise Auclair, CIDSE, agregó que la implementación de estos Principios Rectores a nivel nacional debe ir de la mano con el desarrollo de normas internacionales vinculantes. La acción individual a nivel nacional solo no puede abordar el tema de la responsabilidad corporativa, que es un problema global. Ella compartió preocupaciones de que no solo la UE y la mayoría de los gobiernos estaban obstruyendo el proceso, sino que también están evitando el debate público y político al respecto.

Las discusiones llevaron a sugerencias de acciones para garantizar que la Comisión Europea incluya este tema en la agenda. Se propuso hacer un mejor vínculo con las discusiones comerciales actuales, así como fortalecer la movilización a nivel nacional para impulsar a los estados a participar en el proceso. Los eurodiputados presentes se comprometieron a promover el proceso del tratado internamente en el Parlamento Europeo, dando más visibilidad al tema.

Los participantes sugirieron que los eurodiputados asistan a las sesiones en Ginebra y aboguen por un tratado, lo que demuestra que Europa no es un bloque unificado. Francia acordó unirse como observador y Suiza participará: no es demasiado tarde para que otros países se unan al debate.
La Alianza del Tratado, que reúne a cientos de ONG y movimientos sociales en todo el mundo, está organizando una serie de acciones en el período previo a las negociaciones de julio. Puedes encontrar más aquí.

* El mandato de este grupo de trabajo es "elaborar un instrumento internacional jurídicamente vinculante para regular, en el derecho internacional de los derechos humanos, las actividades de las empresas transnacionales y otras empresas comerciales".

Contacto:
Stefan Reinhold
Asistente de defensa (sector privado, minerales en conflicto, defensa de la UE en LA)
reinhold (at) cidse.org

Comparte este contenido en las redes sociales
Asegurado por miniOrange