En unión con Dios compartimos un grito - CIDSE

En unión con Dios compartimos un grito

Carta abierta de las comunidades afectadas por las operaciones mineras, recibida en Roma por el Pontificio Consejo para la Justicia y la Paz

CIDSE se complace en publicar esta carta escrita por las comunidades que participaron en la reunión "En unión con Dios escuchamos una súplica". CIDSE trabaja en estrecha colaboración con la red latinoamericana Iglesias y Minería, que colaboró ​​en la organización de la reunión.

En julio 17-19, 2015, el Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz (PCJP), en colaboración con la red latinoamericana Iglesias y Minería, organizó una reunión en Roma con representantes de comunidades afectadas por actividades mineras titulada “En unión con Dios, nosotros escucha un grito ".

Hubo participantes de países 18 en el mundo: Chile, Perú, Brasil, Colombia, Honduras, Guatemala, El Salvador, República Dominicana, México, Estados Unidos, Canadá, Suiza, Italia, Mozambique, Ghana, República Democrática del Congo, India y las Filipinas

Esta reunión fue muy esperada por nuestras comunidades, que se están organizando cada vez más para poder denunciar graves violaciones de derechos humanos experimentadas: destrucción y contaminación ambiental, impactos en la salud, divisiones comunitarias, desarraigo de territorios, enfermedades, pérdida de cultura, prostitución, alcoholismo y drogas. adicción, pérdida de su propia economía y los lazos con el crimen organizado que genera la industria minera. Las comunidades también se están organizando para establecer estrategias comunes de resistencia y alternativas.

"El objetivo de esta reunión es reconocer su dignidad humana", afirmó el cardenal Turkson, presidente de la PCJP. El Papa Francisco lo ha definido como "la inmensa dignidad de los pobres" (Laudato Sí - LS 158).

La Iglesia Católica se enfrenta cada vez más a la gravedad de los impactos de la minería, las heridas profundas en el corazón de la tierra y las comunidades, que son un síntoma de "una crisis compleja que es tanto social como ambiental" (LS 139).

En su carta a los participantes del encuentro, el Papa Francisco describió el contexto de los conflictos mineros con gran perspicacia y empatía: “Querían reunirse aquí (…) para hacer eco del grito de muchas personas, familias y comunidades que sufren directa e indirectamente como resultado de las consecuencias, con demasiada frecuencia negativas, de las actividades mineras. Un grito por la tierra perdida; un grito por la extracción de riqueza de la tierra que, paradójicamente, no produce riqueza para las poblaciones locales que siguen siendo pobres; un grito de dolor en reacción a la violencia, amenazas y corrupción; un grito de indignación y de auxilio por las violaciones de los derechos humanos, flagrante o discretamente pisoteadas en lo que respecta a la salud de las poblaciones, las condiciones laborales y, en ocasiones, la esclavitud y la trata de personas que alimenta el trágico fenómeno de la prostitución; un grito de tristeza e impotencia por la contaminación del agua, el aire y la tierra; un grito de incomprensión por la ausencia de procesos inclusivos o apoyo de las autoridades civiles, locales y nacionales, que tienen el deber fundamental de promover el bien común ”.

El cardenal Turkson concluyó el evento expresando a las comunidades: "Somos conscientes de su aislamiento, a través de violaciones de derechos humanos, persecución y un desequilibrio de poder".
A través de esta reunión, el sufrimiento de las comunidades recibió una valiosa visibilidad y difusión en la opinión pública mundial.

Reflexionando sobre la Doctrina Social de la Iglesia, los participantes llegamos a la conclusión de que la Iglesia no puede ser simplemente un mediador neutral entre las comunidades y las empresas. “Cuando abundan las injusticias y cada vez más personas se ven privadas de los derechos humanos básicos y se consideran prescindibles, el principio del bien común se convierte inmediatamente, de manera lógica e inevitable, en un llamado a la solidaridad y una opción preferencial para los más pobres de nuestros hermanos y hermanas. "(LS 158).

encontro PCJP Minería

Las similitudes en nuestros informes y quejas revelan que existen prácticas repetidas entre las empresas en todas las latitudes, a menudo en alianza con los gobiernos nacionales y locales y con la fuerte influencia y lobby del sector minero en todos los espacios de poder, con el cual las empresas, apoyadas por El diseño de leyes que son ofensivas para la vida, buscan proteger sus proyectos operativos e intereses de lucro.

Con este desequilibrio de fuerzas e influencias, con la falta de un acceso adecuado a la justicia y a la información, y además de la severa criminalización de la protesta social, es prácticamente imposible que haya un diálogo con las empresas y los gobiernos que respete y explica las demandas de las personas más pobres. En su encíclica, el Papa Francisco recomienda encarecidamente "las principales vías de diálogo", pero se centra en los procesos políticos responsables y la toma de decisiones a nivel internacional, nacional y local (LS 164-198). Este es el nivel de diálogo que podemos y deseamos potenciar, con el posicionamiento decidido del Pontificio Consejo para la Justicia y la Paz.

También nos gustaría expresar nuestra preocupación con respecto a la estrategia que las grandes corporaciones mineras han empleado para acercarse a la Iglesia institucional. Destacamos las contradicciones entre las discusiones mantenidas en Roma por estas multinacionales y sus prácticas locales, que continúan en la mayoría de los casos violando los derechos humanos en los territorios.

En este sentido, las palabras que el Papa Francisco nos escribió en esta ocasión adquieren aún más fuerza: no se trata de buscar pequeños ajustes en la conducta o de elevar un poco los estándares de la llamada “responsabilidad social corporativa”. En cambio, el Papa dijo que "se requiere indudablemente a todo el sector minero para efectuar un cambio radical de paradigma para mejorar la situación en muchos países".

Celebramos este encuentro porque se escucha el grito de ayuda de las comunidades y cada vez se organizan más. Sin embargo, también identificamos el desafío para nosotros de garantizar los derechos humanos y el protagonismo de las comunidades en sus territorios: “los nuevos procesos que van tomando forma… necesitan basarse en la propia cultura local” (LS 144).

Estaremos muy interesados ​​en recibir el documento que el Pontificio Consejo para la Justicia y la Paz preparará con las reflexiones y sugerencias relacionadas con los conflictos provocados por las actividades mineras. Deseamos profundamente que sea un documento pastoral: por un lado, podría reforzar y empoderar a las comunidades confirmando su dignidad y sus proyectos de vida, y por otro lado, podría recomendar a las iglesias locales la importancia de la educación en el cuidado de la Madre Tierra, defender a las víctimas del conflicto y la criminalización, promover políticas y acciones institucionales para proteger los derechos socioambientales, y también estar atentos a las empresas.

En la reunión con los líderes empresariales de las grandes compañías mineras, sugeriríamos que PCJP agregue su apoyo inequívoco a lo que muchos pueblos y organizaciones de todo el mundo han estado exigiendo: progreso hacia el diseño del Tratado vinculante sobre empresas y derechos humanos, actualmente en desarrollo en la ONU.

Finalmente, consideramos que la opción más adecuada para manejar conflictos entre las empresas que gozan del apoyo del Estado y las comunidades que ejercen sus derechos al territorio es el pleno respeto total de los derechos humanos y las leyes y tratados existentes, así como el establecimiento de nuevos acuerdos coherentes. instrumentos regulatorios, políticos, legales y económicos, tanto a nivel nacional como internacional (LS 177); “La población local debería tener un lugar especial en la mesa; están preocupados por su propio futuro y el de sus hijos, y pueden considerar objetivos que trasciendan el interés económico inmediato ”(LS 183). Las comunidades tienen derecho a decir "no" a la minería.

Turkson

En este sentido, reiteramos la importancia de garantizar áreas libres de minería ("zonas prohibidas"). Estas son regiones de protección ecológica especial, comunidades en pequeños territorios que serían destruidos por proyectos mineros gigantes, espacios sagrados donde se celebra la historia de un pueblo y su cultura, áreas de particular belleza natural o lugares donde comunidades que ya han sido desplazadas. están asentados, entre otros.

El cardenal Turkson nos garantizó que esta reunión representó otra etapa en el compromiso de larga data del Consejo pontificio: “No es solo el Vaticano el que escucha el grito de las víctimas. Los obispos también lo hacen. Animaremos a los obispos locales a permanecer más cerca de las comunidades afectadas ”.

Agradecemos a la Iglesia Católica por escuchar el grito de los afectados por la minería y deseamos continuar caminando con esperanza "para que el Reino de justicia, paz, amor y belleza pueda venir".

Roma, julio 28, 2015
Firmó las comunidades que participaron en la reunión "En unión con Dios escuchamos una súplica"

 

 

 

Documento_final_das_comunidades_atingidas_pela_mineracao_invitadas_pelo_PCJP_PT.pdf
Documento_final_de_las_comunidades_afectadas_por_mineria_invitadas_por_el_PCJP_ES.pdf
Documento_finale_comunita_colpite_dallindustria_mineraria_invitate_dal_PCGP_a_Roma_IT.pdf
Puntos_encuentro_PCJP _-_ final__DE.pdf
Document_final_des_communautes_affectees_par_lextraction_miniere_invite_par_le_CPJP_FR.pdf

Comparte este contenido en las redes sociales
Asegurado por miniOrange