Última llamada de las agencias católicas de desarrollo antes del final de la COP 21 - CIDSE

Última llamada de las agencias de desarrollo católicas antes del final de COP 21

Ayer por la noche se publicó un nuevo texto del acuerdo de París, y CIDSE, alianza de las agencias de desarrollo católicas 17, espera que algunos temas clave se aborden antes del cierre de las negociaciones previstas para mañana.

 
“Hacemos un llamado a los líderes, en el poco tiempo que queda, a hacer todo lo posible para que el acuerdo escuche las voces de los más vulnerables del mundo y no los dejen atrás”. dijo Bernd Nilles, Secretario General de CIDSE. 
 
Estamos especialmente decepcionados de que en el Día de los Derechos Humanos (celebrado ayer por el 67 aniversario de la declaración de derechos humanos) los negociadores eliminaron el protección de los derechos humanos desde el núcleo del acuerdo. Esto corre el riesgo de que ciertos proyectos climáticos puedan poner en peligro los derechos humanos y marca un paso atrás en lugar de mejorar la convención (CMNUCC).  
 
La ausencia de cualquier referencia a la necesidad de proteger la seguridad alimentaria en el texto actual, mientras que el lenguaje perjudicial sobre la producción de alimentos permanece, es otro importante negativo. Garantizar una alimentación adecuada para los más vulnerables es una cuestión de acceso. Esto ha sido constantemente afirmado por otros organismos de la ONU. La simple protección de la producción no garantiza la seguridad alimentaria ni el derecho a una alimentación suficiente, sino que conduce a un aumento perjudicial de las emisiones.
 
Tierra is también tratado en el texto simplemente como fuente para compensar las emisiones y no tiene en cuenta a las personas que viven en esas tierras y, por lo tanto, podría socavar los medios de vida y la forma de vida de las personas. Esto le da a los grandes contaminadores la oportunidad de tomar tierras a compensar proyectos y desplazar a las comunidades indígenas, al tiempo que reduce la tierra cultivable y continúa aumentando las emisiones en el hogar. 
 
Los países no brindan ninguna garantía sobre Financiar las necesidades de adaptación de los países en desarrollo: esto significa que muchas comunidades pobres y vulnerables que no tienen los recursos para hacer frente a su clima cambiante ahora tienen que valerse por sí mismas. Aquellos con la mayoría de las responsabilidades para causar el cambio climático deben proporcionar su parte justa, en función de su responsabilidad histórica y su capacidad de pago. Es hora de que los países ricos paguen su deuda ecológica. 
 
También se espera que el Acuerdo de París dé una señal clara e inequívoca al mundo de que el era de los combustibles fósiles está configurado para finalizar. Tal como está el borrador actual da cierta certeza de que estamos en ese camino. La descarbonización por 2050 y un cambio a 100% de energías renovables, como lo exigen los países más vulnerables, irían más allá y proporcionarían la mayor claridad en nuestra dirección colectiva de viaje.
 
No nos conformaremos con un acuerdo que no ponga a las personas en primer lugar, y como dijo el Papa: “El desafío urgente de proteger nuestra casa común incluye la preocupación de unir a toda la familia humana para buscar un desarrollo sostenible e integral, porque sabemos que las cosas pueden cambiar ". - Laudato Si '.  
 
Contacto: Valentina Pavarotti
Oficial de comunicación y medios de CIDSE
Móvil: + 32 (0) 491 39 54 75
pavarotti (at) cidse.org
 

 

Comparte este contenido en las redes sociales