¡Haciendo historia en el desperdicio de alimentos! - CIDSE

¡Haciendo historia el desperdicio de alimentos!

Natalia Lázaro es voluntaria en el departamento de Medios de Manos Unidas - Barcelona. Recientemente se graduó como periodista. En esta entrevista, comparte con nosotros la historia de 'Espigoladors', una iniciativa social que busca abordar el desperdicio de alimentos en Cataluña, al tiempo que ofrece oportunidades de trabajo decente para las personas en riesgo de exclusión social.

 

 

Entonces, Natalia, ¿podrías presentarte y contarnos de qué se trata el proyecto Espigoladors?

Soy Natalia Lázaro, soy voluntaria en el departamento de medios de Manos Unidas en la sede de Barcelona. Pensamos que el proyecto Espigoladors era una buena iniciativa para presentar, porque hemos comenzado una campaña de 3 en Manos Unidas contra el hambre. En esta campaña identificamos que el desperdicio de alimentos es uno de los principales problemas para combatir el hambre en todo el mundo. Entonces, explicar un proyecto que habla sobre el desperdicio de alimentos podría ser útil para que sepamos cómo podemos actuar, cómo podemos hacer algo en nuestra vida cotidiana y también ser más conscientes de lo que es el desperdicio de alimentos. Siento que creemos que no afecta nuestras vidas porque tenemos dinero y podemos pagar los alimentos y los productos que necesitamos. Pero, tiene una consecuencia y esta consecuencia es mala para los países subdesarrollados, pero también para nosotros.

Espigoladors comenzó en 2014. Es un proyecto social que funciona principalmente en cuatro áreas. El primero se trata de recoger los productos: vegetales y frutas que se desperdiciarán directamente de los campos. Entonces, con un grupo de voluntarios, van a recoger las frutas y verduras que, por razones físicas, tal vez porque no son hermosas o no son tan agradables de vender, se desperdician. El siguiente paso es la donación. Recorren diferentes entidades sociales y luego regalan los productos que han sido recolectados previamente, y luego estos colectivos sociales se lo dan a las personas necesitadas o las personas que van allí para pedir comida porque no pueden pagarla por razones económicas. Y luego, la tercera área en la que están trabajando es la fabricación. Por lo tanto, otros tipos de frutas o verduras, duraznos o manzanas, se fabrican o transforman en mermeladas. Tienen su propia marca llamada ES-Imperfect. Han elegido este nombre para recordarnos que la imperfección es hermosa.

Entonces, las primeras tres áreas son la recolección, distribución y fabricación, y la última es la comercialización de estos productos, como las mermeladas o salsas. Y distribuyen estos productos en diferentes tiendas de alimentos en Barcelona y Cataluña.

¿Es un proyecto específico de Cataluña o también se encuentra en España?

El objetivo principal que tienen es que las personas terminen comprando desperdicios de comida. Se dieron cuenta de que el desperdicio de alimentos también está relacionado con pensamientos negativos y lo que quieren hacer es revertir esta idea y que las personas entiendan que la comida que se está desperdiciando no es porque sea mala, sino simplemente porque no es hermosa. ¡A veces es incluso más saludable que las que compramos en el supermercado! Por lo tanto, actualmente, este proyecto se encuentra solo en Cataluña, porque acaban de comenzar, han estado funcionando durante un año. Su objetivo es replicar este modelo de negocio, si es posible en España, pero también en todo el mundo. Se están centrando en la producción local, y usted tiene producción local en todo el mundo.

El sistema alimentario actual está funcionando en la dirección opuesta, está trabajando para producir cantidades masivas y grandes cantidades, solo controladas por pocas compañías y estados, y esta iniciativa quiere lo contrario. Para comenzar a fortalecer el sistema local y dar la oportunidad a los productores locales de ser más independientes y ganar más dinero, lo que sería mejor para todo el país al final.

¿Cuántas personas están trabajando en este proyecto y cómo ven la posibilidad de expandir y ampliar el proyecto más allá de España?

Así que ahora es un equipo muy pequeño, solo tienen seis miembros del personal y luego el resto de las personas son voluntarios. Están rodeados de voluntarios de 60 y 80, y todos los voluntarios son personas en riesgo de exclusión social, por lo que también quieren promover y dar oportunidades de trabajo a estas personas.

¿Las personas que trabajan allí ven una transformación en las personas que vienen a comprar comida? ¿Las personas que viven en la pobreza pueden comer esta comida? ¿Está mejorando su vida y su forma de pensar?

Sí, creo que notan diferentes beneficios, por ejemplo, por un lado, están brindando oportunidades a los voluntarios que están en riesgo por razones económicas. Entonces son las personas las que tienen un trabajo, por lo que este es un beneficio.

Cuando hablamos de desperdicio de alimentos, se dice que son las personas en los supermercados las que son culpables de ese desperdicio de alimentos, pero de lo que se dieron cuenta en esta organización es que, en realidad, los productores no quieren desperdiciar los alimentos que no venden, simplemente no encuentran la manera de donar los productos que no van a utilizar. Entonces, lo que Espigoladors quiere o intenta hacer es profesionalizar esta área.

No pretenden cambiar el sistema, porque creo que saben que no va a cambiar, esto es una utopía, pero creo que la idea es que tenemos este sistema, ¿qué podemos hacer? Entonces, lo que podemos hacer es actuar localmente y simplemente trabajar con los productores locales y comer nuestra comida local, porque ¿por qué tenemos que comprar comida afuera, si tenemos comida en nuestro propio país? Y la comida que estamos comprando afuera podría provenir de países subdesarrollados, e incluso las personas que producen esta comida están desnutridas y no pueden pagar la comida. Entonces, ¿por qué no enfocamos nuestro trabajo en comer los productos que producimos?

¿Cómo fue la experiencia de compartir la iniciativa con otras personas? ¿Y cómo podemos repetir y amplificar esos intercambios?

Creo que realmente valió la pena e interesante, porque creemos que los problemas se encuentran en los países desarrollados y este taller fue una oportunidad para comprender y profundizar sobre nuestras acciones y forma de pensar. Entonces, para mí fue muy interesante presentar algunas alternativas que podemos adaptar a nuestra vida cotidiana porque, creo que no somos lo suficientemente conscientes sobre cuán importantes son nuestras acciones y, en esta situación, se trataba del desperdicio de alimentos y creo que es una tema al que no prestamos mucha atención porque podemos pagarlo. Entonces, tal vez no podamos cambiar el sistema, pero podemos mejorarlo.

Tal vez esperamos grandes cosas de todo, y no se trata solo de hacer grandes cosas, sino de pensar y ser conscientes de lo que hacemos.

 

Para obtener más información, puede visitar el sitio web de Espigoladors aquí: http://www.espigoladors.cat/es/ 

 

Esta entrevista fue realizada por Ines Bentolia, nuestra ex Oficial de Campañas. 

Comparte este contenido en las redes sociales
Asegurado por miniOrange