Accionistas denuncian las irresponsables políticas sociales, ambientales y de gestión de Vale en Junta General Anual - CIDSE

Los accionistas denuncian las políticas sociales, medioambientales y de gestión irresponsables de Vale en la Junta General Anual

"Estamos comprometidos a construir la prosperidad con respecto a las personas y al medio ambiente". Según la publicación en el sitio web de la compañía, esta es una de las principales misiones de Vale SA, una corporación transnacional brasileña y una de las compañías mineras más grandes en el mundo. Sin embargo, esta no es la forma en que esta empresa se ha comportado en la práctica, según las personas que viven en los territorios afectados por las operaciones de Vale. Tampoco se confirma en las evaluaciones de un paquete de inversores reales de Vale.

Texto de Ingrid Ferrari, traducción de Judith Marshall

En abril, 25, ocho inversionistas críticos, miembros de la Articulación Internacional de Personas Afectadas por Vale (AV), participaron por 6 año consecutivo en la Reunión General Anual de Vale en Río de Janeiro. Utilizando criterios de los propios documentos de política de Vale, su objetivo era señalar las contradicciones entre el discurso de la compañía sobre responsabilidad social y ambiental y la ocurrencia de daños ambientales graves y violaciones de derechos humanos en todos los proyectos de Vale. Plantearon sus críticas haciendo uso del protocolo AGM que requiere que cualquier accionista vote en contra de una moción en el piso para leer una justificación escrita de su oposición al plenario.

"Decidimos participar en la asamblea de accionistas para relacionarnos con el mundo corporativo de una manera que obligaría a la compañía a demostrar más respeto por los derechos humanos", explicó Melisandra Trentin, coordinadora de Justicia Global (Justiça Global) y miembro del Articulación de personas afectadas por Vale. Además de las denuncias de la destrucción social y ambiental en todas las operaciones de Vale, nuestro cuestionamiento de estas malas prácticas tenía la intención de exponer las consecuencias negativas de estas violaciones para la imagen corporativa real y, por extensión, para sus accionistas.

Uno de los casos más discutidos por los accionistas críticos fue la negación criminal de responsabilidad de la empresa minera Samarco. Consultados sobre su informe sobre la violación de la presa de relaves en Mariana, en el estado de Minas Gerais, los funcionarios de la compañía indicaron que el documento aún no se había completado, a pesar de que la violación de la presa de relaves se había producido seis meses antes. Según el consultor de Vale, Clovis Torres Junior, aún no se había decidido si el informe se pondría a disposición de los accionistas cuando se completara. Mientras tanto, Vale ya ingresó al proceso de licencia para tres represas más en Minas Gerais, todas utilizando la misma tecnología utilizada en la presa de relaves Mariana.

Otro punto planteado por los accionistas críticos fue la ambigüedad en la declaración de la compañía en su Informe Administrativo y Financiero de que el desastre en Mariana no había tenido impacto en los flujos financieros de la compañía. Según Isabel Corby, abogada que es miembro de AV, los comunicados de prensa de Vale y los portavoces oficiales de Vale habían estado informando que, desde el principio, Vale había estado apoyando a las iniciativas de Samarco para reparar los daños. "¿Cómo puede la compañía ayudar en las reparaciones sin ningún gasto de capital y sin que este gasto parezca tener algún impacto en sus gastos actuales?"

Finalmente, según Raphaela Lopes, abogada de Justiça Global, los accionistas corrían el riesgo de ser engañados por la afirmación en el Informe Administrativo y Financiero de Vale de que se había firmado un acuerdo definitivo entre Samarco, Vale, BHP y el estado brasileño con respecto a la compensación por Las víctimas de Mariana. De hecho, el acuerdo aún está sujeto a la aprobación del juez del 12 Tribunal Federal en Minas Gerais.

Otro caso planteado en la Asamblea fue la presa hidroeléctrica Belo Monte, un proyecto en el que Vale posee acciones. Según Brent Millikan, en representación del Movimiento Xingu Vivo para Semper, Vale había sido alertado en varias ocasiones sobre los enormes riesgos sociales, ambientales, legales, financieros y de reputación del proyecto, incluso antes de tomar la decisión de convertirse en accionista en Energy North, El dueño del proyecto. "Hoy estas advertencias se han concretado en las desastrosas consecuencias del proyecto para los pueblos indígenas, las comunidades pesqueras y todos los que viven a lo largo del sistema del río Xingu, ninguno de los cuales se mitiga o compensa en las condiciones de la licencia ambiental". También planteó a los directores de Vale la cuestión de la participación de Energy North en grandes esquemas de corrupción en Belo Monte, revelada a través de las investigaciones de la Operación Car Wash. También hay una creciente evidencia de la inviabilidad económica del proyecto. Esto generará pérdidas para los accionistas, pero también para la sociedad brasileña en general.

Políticas salariales y de inversión
El nuevo grupo de accionistas críticos cuestionó severamente las nuevas propuestas salariales para los Administradores de Vale y los miembros de su Consejo de Auditores por un total de hasta US $ 26million. En opinión de Carolina Campos, miembro de AV en Minas Gerais, la propuesta está totalmente en desacuerdo con la situación financiera real de la empresa. "Es vergonzoso que un director de Vale reciba US $ 240,000 / mes (beneficios no incluidos) cuando vidas, comunidades y ciudades enteras han sido y continúan siendo destruidas y aniquiladas por las actividades de esta compañía", dijo Campos. El accionista propuso que el 90% del monto propuesto para la remuneración de los directores y miembros del Consejo de Auditoría de Vale se utilice para un fondo especial. Este fondo debería dedicarse a la reparación y reconstrucción social y ambiental después del desastre en Mariana, así como a tecnologías alternativas, aunque más caras, que protegerán a las comunidades y el medio ambiente.

Juliana Xavier, abogada y miembro de AV, también señaló cuando explicó su voto disidente que si bien los salarios de solo los miembros del personal de 34 Vale están aumentando, los trabajadores de Vale a nivel nacional e internacional están sufriendo una política salarial de la compañía. Vale tiene un mecanismo de participación en las ganancias establecido desde hace mucho tiempo con sus trabajadores llamado "bono de remuneración variable". El tamaño de este bono anual, pagado al comienzo del año, varía según los niveles de ganancias de la compañía del año anterior. Al comienzo de 2016, Vale anunció que había recortado este bono, dados los niveles de ganancias de 2015, y que no habría un ajuste salarial final para sus trabajadores.

De manera similar, las políticas de inversión en las operaciones de Vale han estado marcadas por profundos recortes presupuestarios con altos costos sociales. Un ejemplo es el ferrocarril de Carajas que corre por 892 km que une los municipios de São Luís, Santa Inês, Açailândia, Marabá e Parauapebas. Aumentar las cuotas de producción y al mismo tiempo reducir los costos ha aumentado los conflictos laborales. En consecuencia, Vale ha sufrido pérdidas económicas, un hecho que la propia empresa reconoce en su documentación sin presentar, sin embargo, ninguna propuesta para corregir o mejorar las condiciones de trabajo de sus empleados.

Movimiento de censura
Al final de la AGM, el grupo de accionistas críticos vinculado a la Articulación Internacional de Personas Afectadas por Vale presentó una moción para todos los miembros de la Junta Ejecutiva de Vale, el Consejo Administrativo y el Consejo de Auditoría que ocuparon estos cargos en noviembre 5, el fecha de la ruptura de la presa de relaves Fundão en Mariana, para retirarse. Según los accionistas críticos, la ocurrencia de esta tragedia fue determinada por "actos de comisión y omisión de todos aquellos que provocaron, o podrían haber actuado para prevenir, la mayor tragedia ambiental en la historia de nuestro país, causada por la violación de la Presa Fundão ". También debe agregarse la decisión de intensificar la producción y al mismo tiempo reducir los costos en seguridad. Otro argumento fue el daño causado por la reacción de los administradores de Vale. Además de llegar tarde, sus acciones estuvieron marcadas por errores que resultaron en dañar aún más la imagen de la compañía a los ojos del público en general. Todo esto es evidencia del "imperativo para una reestructuración completa e inmediata de la Junta Ejecutiva y los Consejos Administrativos y de Auditoría de esta empresa".

Cuando se les preguntó sobre su participación en la Asamblea General Anual, los representantes de las comunidades afectadas por Vale afirmaron que era bastante evidente que la compañía no estaba abierta a críticas o cambios en sus prácticas. A pesar de las limitaciones del espacio y la falta de respuestas y acciones en relación con sus críticas, el grupo aún consideró necesario que los afectados por Vale tengan voz en la Asamblea de accionistas. La Junta General Anual es un espacio privilegiado para hacer visibles al resto de los accionistas las brechas y omisiones en los informes producidos por Vale. Esto es importante porque estos datos están directamente relacionados con la magnitud de los riesgos e incertidumbres involucrados en las inversiones y las perspectivas de los rendimientos.

Iglesia 2

Imagen de Rosilene Miliotti / FASE

Además de su intervención en la AGM, la Articulación Internacional de Personas Afectadas por Vale también realizó actividades en la Plaza Carioca en Río de Janeiro en abril 25. Esto ocurrió simultáneamente con la AGM y reunió a personas de 50. Las actividades incluyeron actividades culturales, una representación teatral y una exhibición fotográfica del desastre en la cuenca Mariana / Río Dulce. También hubo una "enseñanza" con profesores de universidades e instituciones estatales y federales en Río, junto con representantes de movimientos sociales como el Landless People's Movement (MST) y MAB (Movimiento de los afectados por las represas). Los presentadores se centraron en proyectos recientes de Vale y sus contextos.

También estuvieron presentes líderes del pueblo Krenak, un grupo indígena del valle del río Sweet. Douglas y Geovani Krenak hablaron sobre los impactos que su gente había sufrido después de la ruptura de la presa de Fundão. La brecha afectó no solo a las ciudades a lo largo del río, sino también a las comunidades que dependían del agua del río Sweet para sus vidas. "Estamos pasando por dificultades severas porque el agua es vida", afirmó Douglas. “El río era como nuestra madre y nuestro padre. Nos dio lo que necesitábamos para mantenernos, nos dio comida y recreación. Hoy a nuestra gente se le prohíbe realizar actividades a lo largo del río que practicaron nuestros antepasados ​​”, afirmó Geovani Krenak. Otros afectados por las acciones de Vale en toda la cuenca del río Sweet también presentaron sus historias sobre los impactos negativos de Vale en su vida diaria.
Después de las actividades en la Plaza Carioca, los miembros de la Articulación Internacional de Personas Afectadas por Vale marcharon a la antigua sede de la compañía en la calle Graça Aranha en el centro de Río de Janeiro. Allí dibujaron graffiti y diseñaron y escribieron lemas en las cercas negras que protegen las antiguas oficinas de Vale. El edificio ya no está siendo utilizado por la empresa.

Iglesia 3

Imagen de Rosilene Miliotti / FASE

Con este programa de acción, la Articulación internacional de personas afectadas por Vale se esforzó por llamar la atención sobre los casos más flagrantes de violaciones de derechos cometidos por Vale en Brasil y en todo el mundo. Fue un día de protestas, haciendo audibles los gritos encarcelados en las gargantas de los muchos que sufren directamente por las acciones de esta compañía, pero que rara vez son escuchados por ella.

Comparte este contenido en las redes sociales
Asegurado por miniOrange