Las mujeres de los países más pobres carecen de oportunidades de liderazgo en la ONU - CIDSE

Las mujeres en los países más pobres carecen de oportunidades de liderazgo en la ONU

© ONU Mujeres

Hace un mes, un amigo mío, un profesor universitario, me dijo que el tema de la igualdad de género debería debatirse de una manera que no sea "amenazante para los hombres". Mi respuesta fue "cuando estás acostumbrado a los privilegios, la igualdad se siente como opresión".

NB: Las opiniones expresadas en este blog no reflejan necesariamente las posiciones oficiales de CIDSE.

Hace unas semanas, observé dolorosamente que las mujeres no lograban obtener el mejor trabajo en las Naciones Unidas. Un colega me dijo que no debería estar decepcionado simplemente por el género porque el "mejor hombre ganó". Me decepcionó precisamente por el género: las mujeres pueden hacer el mismo trabajo que el mejor hombre del mundo.

De hecho, las mujeres tienen una calificación más alta en 12 de las competencias 16 que tienen un liderazgo sobresaliente. Sin embargo, están notablemente ausentes de los puestos de liderazgo.

La semana pasada, salí de una reunión de alto nivel donde hablaban hombres de 17. Cuando cuestioné la ausencia de mujeres, me dijeron que "hay muchas mujeres que se presentan en sesiones técnicas, el desequilibrio aparece solo en las sesiones plenarias de alto nivel".

La OIT informa que, en 2015, las mujeres representaban menos del cinco por ciento de los principales roles de liderazgo en las corporaciones multilaterales. Se encontraron mujeres en grandes cantidades en posiciones de bajo nivel.

El mismo escenario aparece en las negociaciones de la ONU sobre el cambio climático.

Yo trabajo con el Grupo de Países Menos Adelantados (PMA)- los 48 países más pobres del mundo - en las negociaciones de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). Las mujeres de las comunidades más pobres de estos países se encuentran entre las más afectadas por los impactos del cambio climático porque dependen de recursos sensibles al clima para su sustento.

En las negociaciones climáticas mundiales, los PMA que representan el segmento más pobre de la comunidad internacional luchan por la equidad, la justicia y la igualdad.

Si bien sus principales prioridades son la adaptación y la reducción de sus vulnerabilidades, el Grupo ha defendido recientemente un objetivo de aumento de temperatura máximo más ambicioso de 1.5˚C, trabajó con aliados para garantizar que Acuerdo Climático de París tiene el mayor rigor legal bajo el derecho internacional y luchó para garantizar que sea dinámico. Todos los PMA de 48 presentaron sus contribuciones previstas determinadas a nivel nacional al Acuerdo de París, muchos con objetivos de reducción de emisiones cuantificables e incondicionales, a pesar de que estos no fueron requeridos por los PMA.

Durante la última década, su liderazgo y enfoque prospectivo han convertido al Grupo de los PMA en una poderosa fuerza de negociación y una alianza progresista en las negociaciones de la CMNUCC. Sin embargo, esta calidad de liderazgo no se demuestra cuando se trata de las preocupaciones de igualdad de género. A pesar de su reconocimiento de que las mujeres desempeñan un papel fundamental en la respuesta al cambio climático y del hecho de que incluir a las mujeres a nivel de liderazgo ha conducido a mejores resultados, las mujeres están notablemente ausentes de las posiciones de poder y toma de decisiones del Grupo.

En su existencia de 15 años, el Grupo nunca ha tenido una mujer como Presidenta del Grupo.

En la historia de 24 años de la CMNUCCe, solo tres mujeres de los PMA han ocupado puestos de liderazgo en cualquier órgano subsidiario o constituido (i). Solo 11 fuera de los países 48 tiene un punto focal femenino sobre el cambio climático (ii). Las mujeres continúan siendo superadas en número por los hombres en los puestos de coordinación del Grupo LDC, con solo dos coordinadoras en la actualidad, en comparación con los hombres 20.

Las decisiones conscientes de algunos gobiernos de incluir más mujeres en sus delegaciones han mejorado la participación de las mujeres hasta cierto punto. La participación de la mujer en la delegación de Malawi ha aumentado constantemente del 12 al 34% desde 2010. Sin embargo, una vez nominadas, pocas mujeres alcanzan los puestos más altos.

Es evidente que se necesita mucho trabajo para garantizar que las mujeres tengan más oportunidades de liderar en la arena climática de la ONU (y en otros foros). A nivel técnico en las negociaciones de la CMNUCC, el Grupo de los PMA tiene la oportunidad de ser una fuerza vocal y visible a través del Programa de Trabajo de Lima sobre Género, que se revisará en COP22 en Marrakech. Esto tiene como objetivo avanzar los mandatos de igualdad de género en todas las áreas de las negociaciones climáticas.

Los esfuerzos deben ir más allá de un mero programa de trabajo. La coordinadora principal del Grupo de los PMA sobre igualdad de género, Stella Gama ha propuesto establecer un 'Plan de Acción de Género' que identifique e implemente metas y objetivos de igualdad de género con metas, monitoreo y recursos adecuados. Argumenta que deben establecerse medidas concretas para que todas las partes promuevan la igualdad de género, no solo en términos de aumentar el liderazgo y la participación de las mujeres en la CMNUCC, sino también en el diseño e implementación de políticas y programas de cambio climático. De hecho, a medida que las Partes negocian el libro de reglas para el Acuerdo de París, existe una nueva oportunidad para garantizar que la igualdad de género se integre en la acción contra el cambio climático. El Acuerdo de París llama a las Partes a respetar, promover y considerar la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Los PMA deben asegurarse de que este párrafo del preámbulo no se ignore.

Pero es hora de que los PMA sean más proactivos para lograr que las mujeres ocupen más puestos de liderazgo. Quizás, el próximo presidente de LDC, que será nominado este mes, ¿podría ser una mujer? Los hombres en el Grupo LDC también deben ser más proactivos. Después de todo, como Stella cita, "debe ser él para ella".

***

i: Margaret Sangarewe-Mukahanana, Zimbabwe, Copresidenta del Grupo de trabajo especial sobre acción corporativa a largo plazo, 2010, Madeleine Rose Douf- Saar, Copresidenta del Grupo de trabajo especial sobre el Protocolo de Kyoto, 2012, Pepetua Latasi, Tuvalu, presidente del grupo de expertos de los países menos adelantados.

ii: Angola, Bhután (se nombra a 1 de 3) Burundi, Kiribati (se nombra a 1 de 2), Lesotho, Malawi (se nombra a 1 de 2), Mozambique, Myanmar (se nombra a 1 de 3), Ruanda, Senegal ( 2 de 2 llamado), Tuvalu

Sobre el autor:

Achala Abeysinghe es un experto en temas legales en negociaciones internacionales sobre cambio climático. Actualmente es asesora legal y técnica del presidente del grupo de Países Menos Desarrollados (LDC) para el Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).

Comparte este contenido en las redes sociales
Asegurado por miniOrange