Transformando ciudades en espacios productivos sostenibles - CIDSE

Transformando ciudades en espacios productivos sostenibles

Las ciudades también pueden convertirse en espacios vibrantes para el cambio. Santropol Roulant es un ejemplo inspirador de agricultura urbana en Montreal, Canadá. Muestra cómo los tejados y las cocinas pueden convertirse en espacios productivos sostenibles, lugares de intercambio, trabajo colectivo y solidario, llevando alimentos a personas con pérdida de movilidad o autonomía y, al hacerlo, rompiendo el aislamiento social.

Las ciudades suelen ser lugares concurridos y altamente contaminados y los alimentos que comemos a menudo han viajado muchos kilómetros para llegar a nuestros platos, dejando una enorme huella de carbono. ¿Y si empezamos a cambiar eso? El año pasado, mientras estábamos en Canadá durante el Foro Social Mundial, conocimos a Carlo Primani de Santropol Roulant, una organización comunitaria cuya filosofía es romper el aislamiento social que experimentan las personas con pérdida de autonomía o pérdida de movilidad a través de la alimentación sostenible. Comenzó como una organización de 'comidas sobre ruedas', que ofrecía menús cocinados a personas que tenían dificultades para salir de sus hogares. A medida que pasaba el tiempo y el movimiento en torno a la agricultura sostenible y los alimentos orgánicos locales crecía en Montreal, Santropol Roulant decidió apoyar la agricultura urbana y convertirla en la base de su modelo organizativo. “Creemos que las personas que originalmente se beneficiaron de nuestros servicios también tenían derecho a acceder a alimentos sostenibles, orgánicos y de calidad”, dice Carlo.

El edificio en sí es un verdadero ejemplo de cómo el espacio de la ciudad se puede utilizar para producir alimentos saludables y sostenibles, contribuir a la seguridad alimentaria y ayudar a construir una comunidad resiliente. Si bien los tejados están destinados a producir alimentos, también se convierten en espacios de aprendizaje e intercambio sobre agricultura urbana orgánica, por ejemplo. En el interior del edificio, podemos encontrar una cocina donde los alimentos producidos en los tejados se transforman en platos cocinados que pasarán al programa 'comidas sobre ruedas'. En el sótano, encontramos la zona de compostaje. Aquí los desechos de alimentos y otros derivados se compostan y una vez transformados en ricos nutrientes, alimentarán los tejados, creando un ciclo rico que se esfuerza por utilizar los recursos de manera eficiente evitando desperdicios innecesarios.

El proyecto es tan diverso que también puedes encontrar un taller de reparación de bicicletas. Esta es la columna vertebral del servicio de 'comidas sobre ruedas', ya que los voluntarios utilizan bicicletas para transportar la comida - cestas o comidas - a los diferentes clientes. “Lo bueno de esta parte del proyecto es que busca crear un vínculo o relación significativa con la persona a la que va la comida. Como la idea es combatir el aislamiento social, el hecho de que vayamos al consumidor y esa persona tenga la oportunidad de intercambiar unos momentos con nuestros voluntarios, puede ser bastante poderoso ”.

Hoy en día, los alimentos producidos en los tejados de Santropol Roulant no solo se destinan, dentro de cestas orgánicas o comidas cocinadas, a su grupo objetivo original, sino que se extienden a sus voluntarios, sus organizaciones asociadas y Montrealers en general, que también pueden ser parte de esta vibrante comunidad en la ciudad.

 

Comparte este contenido en las redes sociales
Asegurado por miniOrange