Activos especiales de las mujeres en la defensa del medio ambiente - CIDSE

Los activos especiales de las mujeres para defender el medio ambiente.

Mirtha Vásquez © CIDSE

Una conversación con Mirtha Vásquez, abogada de GRUFIDES en Cajamarca, Perú.

Todos los meses, este blog examina diferentes aspectos de la igualdad de género. Con el tema de los defensores de los derechos humanos y ambientales en riesgo ganando importancia, nos gustaría abordar la conexión entre los defensores y la igualdad de género este mes.

Hace un par de semanas, el periódico The Guardian, en colaboración con la ONG Global Witness, publicó cifras preocupantes sobre los defensores del medio ambiente. En todo el mundo, casi cuatro personas fueron asesinadas cada semana en 2017 en luchas contra minas, plantaciones, cazadores furtivos y proyectos de infraestructura.

¿Cuáles son los problemas que enfrentan particularmente las defensoras que protegen el medio ambiente? ¿Cuáles son las cualidades particulares que las mujeres aportan a esta misión? Estas fueron algunas de las preguntas que zumbaron en nuestras cabezas.

Afortunadamente teníamos a alguien listo para responder. Mirtha Vásquez, abogada y directora de GRUFIDES, una ONG peruana que defiende los derechos humanos y el medio ambiente en Cajamarca-Perú. Mirtha estaba en Bruselas y se reunió con el Parlamento Europeo para crear conciencia sobre la precaria situación de las mujeres defensoras del medio ambiente y los derechos humanos. No perdimos la oportunidad de alcanzarla para una entrevista.

Mirtha comenzó dibujando el contexto en el que trabaja. La omnipresente industria extractiva altera la vida de las comunidades locales de muchas maneras y se opone en gran medida. Un desequilibrio masivo de poder da como resultado demostraciones desproporcionadas de agresiones contra la población local que se opone a las empresas mineras. Esta represión puede tomar diferentes formas según el género del activista.

Las defensoras, explicó Mirtha, son una de las categorías más vulnerables en la lucha eco-territorial. En primer lugar, en una sociedad patriarcal, las mujeres enfrentan represión, estigma social y discriminación. Pero hay más: las mujeres son particularmente vulnerables a la agresión. Como amas de casa y cuidadores, son quienes hacen y son responsables de muchas tareas domésticas; su hogar y sus familias dependen de ellos. Cuando son atacados, toda la estructura que sostienen está amenazada.

Mirtha trabaja en estrecha colaboración con Máxima Acuña, un agricultor que se opuso a la expropiación de tierras en el controvertido proyecto Yanacocha. Máxima sufrió severas intimidaciones y agresiones por defender su tierra contra las compañías mineras. Sus luchas fueron reconocidas por el Premio Ambiental Goldman que le fue otorgado en 2016. Mirtha recordó cómo Máxima estaba dispuesta a emprender una lucha desigual contra una empresa extremadamente poderosa e incluso contra el propio gobierno, y las graves consecuencias que sufrió. La violencia contra ella tomó varias formas: “hubo violencia física, hubo violencia emocional y psicológica como el ostracismo y las campañas de odio contra ella. Fue discriminada e incluso hubo un intento de sacarla del papel de liderazgo que desempeñó. Su hogar, familia y relación fueron atacados ”, dijo Mirtha. Al enfocarse en el núcleo de su identidad de género, se le negaron los medios para continuar desempeñando su papel de madre, como cuidadora del hogar, como persona productiva. Toda forma de denigración se usó contra ella y se le negó cualquier posibilidad de desarrollarse como ser humano.

Lamentablemente, hay muchas historias similares con mujeres como protagonista, atacadas duramente en toda su vida por su activismo. Sin embargo, las mujeres continúan haciendo una contribución fundamental a la defensa del medio ambiente. Defender su tierra para ellos significa defender una forma de vida, su familia, su condición de seres sociales y políticos y su papel en la economía. Sobre todo, las mujeres perciben esta lucha como una lucha fundamental para defender su dignidad.

Al final de nuestra conversación, Mirtha señaló cómo las mujeres actúan en solidaridad con el medio ambiente y los recursos, así como con el resto de la sociedad. Su lucha no es solo contra la minería sino también por alternativas a la minería que demuestren solidaridad económica. El “Buen Vivir”, uno de los escenarios post-extractivistas, también tiene la solidaridad en su núcleo. Llegamos el momento, según Mirtha, de alejarnos del modelo minero y se debe explorar el buen vivir como una alternativa de futuro. Explicó cómo la gente pensaba que la explotación de recursos como los minerales traería desarrollo, progreso e ingresos, pero que esto tiene límites. “Nos hemos vuelto dependientes de la minería, así que cuando falla no solo colapsa la economía, sino que también colapsa todo el Estado que dependía de ella”, dijo Mirtha.

¡Estamos agradecidos con Mirtha por pasar tiempo hablando con nosotros sobre este tema que claramente está muy cerca de su corazón! Para nosotras, ella es una de las muchas mujeres cuya contribución es vital para la lucha por nuestro medio ambiente y estamos agradecidas por su compromiso de defender nuestra Tierra.

Comparte este contenido en las redes sociales
Asegurado por miniOrange