Las iglesias y comunidades afectadas por la minería deben construir alternativas para defender la vida y la tierra - CIDSE

Las iglesias y comunidades afectadas por la minería deben construir alternativas para defender la vida y la tierra.

“Lo que esperan las comunidades afectadas es una postura firme y profética de las iglesias. Como dijo el Papa Francisco, esta economía mata y lo vemos en las comunidades todos los días. Este es el momento en el que la Iglesia Profética, a favor de los pobres y de la tierra, se vuelve urgente y necesaria ”, afirma la socióloga brasileña Moema Miranda, una de las coordinadoras del“ Encuentro con Comunidades Afectadas por la Minería en América Latina ”. que tendrá lugar en Brasilia del 7 al 10 de agosto.

 Versión en español a continuación

La reunión, coorganizada por la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB), DEJUSOL-CELAM, CIDSE y la red Iglesias y Mineria, tiene como objetivo desarrollar nuevas estrategias de solidaridad para que las iglesias se unan a las comunidades afectadas por la minería en América Latina. Sobre los temas de esta reunión, Iglesias y Mineria habló con Moema Miranda, un laico franciscano y miembro del grupo de conducción de la red Iglesias y Mineria.

¿Cuáles son los problemas más comunes causados ​​por la minería en las comunidades latinoamericanas?
En la encíclica “Laudato Si”, el Papa Francisco habla de una compleja crisis socioambiental. Y eso es lo que vivimos hoy en América Latina: un cuadro de creciente conflicto. Por un lado, amenazas a la democracia en casi todos nuestros países. Lo que está pasando en Nicaragua, Venezuela y Brasil es la regla y no la excepción. En este cuadro, las condiciones para la defensa de las comunidades frente al avance de la economía extractivista, se vuelven aún más arriesgadas y difíciles.

Sin reglas democráticas claras, una forma de defensa de las comunidades, se vuelve mucho más arriesgado. También sentimos y vivimos la necesidad urgente de definir mejor el fortalecimiento y la defensa de las comunidades que se encuentran bajo una amenaza muy grave debido a la total falta de respeto a la legislación, incluso donde ya existían leyes, tanto ambientales como sociales.

Otro elemento que se está volviendo bastante serio en América Latina es la tendencia al aumento del desempleo. Esto también contribuye a una situación conflictiva, que exige de todos nosotros compromiso, solidaridad y construcción de alternativas.

¿Qué esperan las comunidades afectadas por la minería de las iglesias?
En la situación de creciente malestar en América Latina con la expansión de la economía extractivista (de la cual la minería es solo un ejemplo, también tenemos agronegocios), lo que las comunidades afectadas esperan es una postura firme y profética de las iglesias. Como dijo el Papa Francisco, esta economía mata y vemos esto en las comunidades todos los días. Este es el momento en que la Iglesia Profética, a favor de los pobres y de la tierra, se vuelve urgente y necesaria. Una iglesia solidaria, una iglesia de peregrinos, una iglesia amorosa que escucha este grito, que se convierte en una defensa, que se convierte en solidaridad, que abre sus puertas para que las comunidades puedan construir estrategias alternativas. Una iglesia que está a su lado, que se pone en camino. Necesitamos una alternativa sistémica a la forma de economía que tenemos hoy. No es un camino a corto plazo, es un camino a largo plazo. Más que nunca, la Iglesia peregrina de Jesús se pone al lado de los pobres en defensa de la vida y en defensa de la Tierra.

¿Cuál es la importancia de la reunión con las comunidades afectadas por la minería?
El gran desafío que tenemos hoy es la construcción de un marco democrático que pueda garantizar las condiciones de vida y prosperidad para las comunidades y la tierra.

A veces es difícil para la Iglesia tener claridad sobre cómo ponerse realmente en defensa de la tierra y en defensa de la vida. Estamos en un momento de forjar nuevos caminos. Los caminos alternativos no son obvios. Y esto significa que en algunos momentos la iglesia puede tener dudas sobre a dónde ir. Pero, el Papa es muy claro, muy objetivo; Es muy evidente que tenemos que estar unidos. Tenemos que hacernos un hogar. Tenemos que construir un espacio para vínculos fuertes entre las comunidades directamente afectadas por la minería.

Las comunidades, los pobres, se encuentran en un momento en que necesitan construir nuevas alternativas para fortalecer su lucha y aquí es donde debe estar la iglesia: al lado de la tierra y al lado de los pobres.

¿Cuál es la importancia de la reunión con las comunidades afectadas por la minería?
Este es un momento importante de posicionamiento de la Iglesia Católica en defensa de la tierra y en defensa de los pobres, porque desde agosto 7 hasta 10 se realizará una reunión de comunidades afectadas por la minería en Brasilia con miembros de la jerarquía de la iglesia católica. en el continente latinoamericano.

El evento es también una continuación del primer encuentro de personas afectadas organizado en el Vaticano en 2015. Por lo tanto, estamos siguiendo el llamado del Papa Francisco en la Encíclica “Laudato Si”, para que podamos construir una gran alianza en defensa de la tierra y de los pobres. También estamos en concordancia con el CELAM y con los obispos de América Latina en su Carta Pastoral, que nos llama a ser misioneros en la defensa y cuidado de la Casa Común.

Vivimos momentos de oscuridad y luz. Por esta razón, la Carta Encíclica del Papa y la Carta Pastoral del CELAM, nos ayudan, guían y fortalecen para avanzar hacia una iglesia abierta comprometida con la tierra y comprometida con la gente. Estos son momentos de gran desafío para las iglesias, porque se nos pide que tomemos una posición cada vez más clara.

***

Iglesias y comunidades afectadas por la minería deben construir alternativas para defender la Vida y la Tierra

“Lo que las comunidades tienen esperanzas es una posición firme y profética de las iglesias. Como ha dicho el Papa Francisco, esta economía mata y en las comunidades lo estamos viendo todos los días. Este es el momento en que la Iglesia Profética, un favor del pobre y de la tierra, se hace urgente y necesario ”, afirma la socióloga brasileña Moema Miranda, una de las coordinadas del“ Encuentro con Comunidades Afectadas por la Minería en América Latina ” que se realizó en Brasilia del 7 al 10 de agosto.

El Encuentro, coorganizado por la Conferencia Nacional de Obispos del Brasil CNBB, DEJUSOL- CELAM, CIDSE y la red Iglesias y Minería, tiene como objetivo desarrollar nuevas estrategias de solidaridad y acompañamiento de las iglesias en las comunidades afectadas por la minería en América Latina. Sobre los temas de este encuentro dialogamos con Moema Miranda, laica franciscana e integrante también del grupo impulsor de la Red Iglesias y Minería:

¿Cuáles son los problemas más comunes causados ​​por la minería en las comunidades de América Latina?
En la encíclica “Laudato Si”, el Papa Francisco nos habla de una compleja crisis socioambiental. Y eso es lo que hoy vivimos en América Latina: un cuadro de conflicto creciente. Por un lado, amenazas a la democracia en casi todos nuestros países. Lo que está ocurriendo en Nicaragua, Venezuela y Brasil es la regla y no la excepción. En este cuadro, las condiciones de defensa de las comunidades frente al avance de la economía del extractivismo, se hace aún más riesgoso y difícil.

Sin reglas democráticas claras, las formas de defensa de las comunidades, se hace mucho más arriesgada. Sentimos y vivimos también la necesidad urgente de mayor articulación en el refuerzo y defensa de las comunidades que están bajo grave gravedad, por la completa falta de respeto a la legislación, incluso en donde ya existen leyes, tanto ambientales como sociales.

Otro elemento que se torna bastante grave en América Latina, es un cuadro de desempleo creciente. Esto también contribuye a un cuadro conflictivo, que exige de todos nosotros empeño, solidaridad y construcción de alternativas.

¿Qué esperanzas las comunidades afectadas por la minería de las iglesias?
En la situación de conflicto creciente que vivimos en América Latina, con la expansión de la economía del extractivismo, del cual la minería es uno de los ejemplos -pero no el único-, también tenemos el agronegocio; Lo que las comunidades afectadas esperan es una postura firme y profética de la iglesia.

Como ha dicho el Papa Francisco, esta economía mata. Y lo estamos viendo, desde abajo, todos los días en las comunidades. Este es el momento en que la Iglesia Profética, un favor del pobre y de la Tierra, se hace urgente y necesario. Una iglesia solidaria, una iglesia peregrina, una iglesia amorosa que escucha este clamor, que hace defensa, que hace solidaridad. Que abre sus puertas para las comunidades que pueden construir juntas alternativas de estrategia. Un Iglesia que se pone al lado, que se pone en camino. Necesitamos una alternativa sistémica a la forma económica que hoy tenemos. No es un camino de corto plazo, es un camino de largo aliento. Más que nunca la Iglesia peregrina de Jesús, se pone en camino con los pobres en defensa de la vida y en defensa de la Tierra.

¿Qué desafíos urgentes tienen hoy las iglesias con las comunidades víctimas de la minería?
EL gran reto que tenemos hoy día, es la construcción de un marco democrático que puede ser hecho hecho las condiciones de vida y de prosperidad de las comunidades y de la tierra.

Algunas veces es difícil, para la Iglesia, tener claridad de cómo ponerse de hecho en defensa de la tierra y en defensa de la vida. Estamos en un momento de creación de nuevos caminos. No son obvios los caminos alternativos. Y, esto hace que, en algunos momentos, la iglesia puede tener dudas sobre por donde caminar. Pero, el Papa es muy claro, es muy objetivo, es muy evidente tenemos que hacernos solidarios, tenemos que hacernos casa, tenemos que hacernos espacio de construcción de fuertes vínculos entre las comunidades directamente vinculadas por la minería.

Las comunidades, los pobres están en un momento en que necesitan construir nuevas alternativas para fortalecer su lucha y este es el lugar donde la iglesia debe estar. Al lado de la tierra y al lado de los pobres.

¿Cuál es la importancia del Encuentro con las Comunidades Afectadas por la Minería?
Este es un momento importante de posicionamiento de la iglesia católica en defensa de la tierra y en defensa de los pobres, porque del 7 al 10 de agosto se realiza en Brasilia un encuentro de comunidades afectadas por la minería, con miembros de la jerarquía de la iglesia católica en el continente latinoamericano.

El evento es también una continuidad del primer encuentro de afectados organizado en el Vaticano el año 2015. Entonces, estamos siguiendo el llamado del Papa Francisco, en la encíclica “Laudato Si”, para construir una gran alianza en defensa de la tierra y de los pobres. Estamos también en sintonía con el CELAM y con los obispos de América Latina en su Carta Pastoral, que nos llama a hacernos misioneros en la defensa y el cuidado de la Casa Común.
Vivimos momentos de tinieblas y de luz. Por ello, la Carta Encíclica del Papa y la Carta Pastoral del CELAM, nos ayudan, nos orientan y nos fortalecen para avanzar a una iglesia en salida y comprometida con la tierra y comprometida con los pueblos. Son momentos de gran desafío para las iglesias, porque se nos exige un posicionamiento cada vez más claro.

Comparte este contenido en las redes sociales
Asegurado por miniOrange