Informe "Vigilancia en el menú: riesgos 5 para los derechos humanos y el medio ambiente que la agroindustria debe identificar" - CIDSE

Informe "Vigilancia en el menú: riesgos 5 para los derechos humanos y el medio ambiente que la agroindustria debe identificar"

Dos años después de la adopción de la ley francesa sobre el deber de vigilancia, las compañías francesas están publicando sus primeros planes de vigilancia. Observamos que las medidas implementadas por las empresas agroindustriales son insuficientes y no cumplen con los requisitos legales. El informe de CCFD-Terre Solidaire "Vigilancia en el menú" destaca los riesgos que deben tenerse en cuenta en este sector para que el respeto por los derechos humanos y el medio ambiente no sean solo un servicio indirecto.

En marzo 2017, se aprobó la ley francesa sobre el deber de vigilancia, por la cual CCFD-Terre Solidaire se movilizó fuertemente. Esta ley exige que las empresas francesas que emplean a más de 5,000 en Francia o 10,000 a nivel mundial ejerzan un deber de vigilancia con respecto a sus operaciones y las de sus subsidiarias, subcontratistas y proveedores en todo el mundo. Las grandes empresas francesas ahora están obligadas a desarrollar, publicar e implementar un plan de vigilancia basado en un inventario de riesgos que sus actividades representan para las libertades fundamentales, los derechos humanos y el medio ambiente. Sin embargo, si se producen violaciones de los derechos humanos o del medio ambiente, las personas afectadas pueden utilizar esta ley para buscar reparación ante los tribunales franceses. Por lo tanto, la ley del deber de vigilancia representa un paso histórico hacia el fin de la impunidad corporativa y facilita el acceso a la justicia para los afectados por las actividades corporativas.

El sector agroalimentario en el punto de mira

Con una facturación de 180 miles de millones de euros en 2017, la agroindustria es uno de los principales sectores de la economía francesa: Francia ocupa el segundo lugar en Europa y el cuarto a nivel mundial en términos de exportaciones agroalimentarias. El sistema alimentario francés también depende en gran medida de las importaciones de materias primas agrícolas de países fuera de la Unión Europea. Por lo tanto, las empresas agroalimentarias francesas tienen una responsabilidad importante de evitar los riesgos que sus actividades plantean para los derechos humanos y el medio ambiente, particularmente en el extranjero.

En este contexto, el informe de CCFD-Terre Solidaire "Vigilancia en el menú" identifica y presenta cinco riesgos característicos de la agroindustria:

Los riesgos del acaparamiento de tierras y aguas

La toma de tierras agrícolas es una amenaza real para los agricultores y las poblaciones. Esto afecta a las comunidades locales, cuyo equilibrio económico, social, social y ambiental se deteriora a favor de las empresas multinacionales. Además de este acaparamiento de tierras, la apropiación de los recursos hídricos priva a los agricultores y a las poblaciones locales de este recurso vital.

Riesgos de violar los derechos de los agricultores.

Más allá del tema del acaparamiento de recursos, algunas compañías violan los derechos humanos de los campesinos al firmar contratos con campesinos y otorgarse derechos exclusivos sobre la producción futura. En Vietnam, el 90% del algodón y la leche fresca se produce bajo agricultura por contrato. En Mozambique y Zambia, el 100% del algodón y el tabaco se produce utilizando el mismo modelo. El uso de contratos puede encerrar a los pequeños productores en un ciclo de deuda y puede comprometer su soberanía alimentaria.

Riesgos para la biodiversidad.

La estrategia de estandarización de semillas de grandes compañías de semillas amenaza directamente la soberanía alimentaria y la biodiversidad. Esto reduce la posibilidad de adaptar los cultivos al cambio climático al dificultar el uso de semillas diversificadas de los agricultores. Además, el oligopolio formado por un pequeño número de compañías de semillas les permite influir en el suministro, la producción y las ventas de semillas, poniendo en peligro los derechos de los agricultores y campesinos.

Riesgos para el medio ambiente y la salud.

El uso de pesticidas debilita los ecosistemas al causar la contaminación del aire, el suelo y el agua y la desaparición de especies de plantas y animales. Los impactos humanos también son importantes, ya que el 30% de los pesticidas vendidos en los países en desarrollo no cumplen con los estándares internacionales de calidad, lo que aumenta los riesgos para la salud. Hoy, 25 millones de trabajadores agrícolas sufren enfermedades relacionadas con el uso de pesticidas.

Riesgos de criminalización de los defensores de los derechos humanos.

Los defensores de los derechos de los campesinos y el medio ambiente enfrentan riesgos que amenazan la vida a diario. Trabajan bajo la amenaza de ejecuciones extrajudiciales, secuestros, vigilancia, incriminación e intimidación como resultado de su batalla contra enormes intereses económicos. En 2017, el sector agroalimentario se convirtió en el sector más riesgoso y mortal para los defensores de los derechos humanos. Defensores de derechos humanos de 321 fueron asesinados en países de 27 en 2018.

Este análisis detallado demuestra la relevancia de la ley sobre el deber de vigilancia para cuestionar las políticas públicas y los modelos de negocio de las empresas, y llevar a cabo acciones relevantes y efectivas para prevenir las violaciones de los derechos humanos y el medio ambiente.

“Si bien las iniciativas se multiplican para responsabilizar a las empresas transnacionales por sus derechos humanos y el impacto ambiental en los tribunales, las empresas agroalimentarias publican planes de vigilancia que no cumplen con los requisitos legales. Por esta razón, estamos trabajando para asegurarnos de que las instituciones públicas francesas garanticen que las empresas apliquen su deber de vigilancia de manera efectiva ”, dice Swann Bommier, Oficial de Defensa para la regulación de las empresas transnacionales en CCFD-Terre Solidaire.

“Una de cada tres personas en el mundo no tiene acceso a una dieta saludable, sostenible y equilibrada. Este es el resultado de sistemas alimentarios globalizados que prefieren alimentar a los accionistas de grandes corporaciones transnacionales en lugar de a las personas. Sin embargo, los posibles estragos de sus actividades son bien conocidos: acaparamiento de tierras, contaminación del suelo y el agua, impactos en la salud de los productores y las poblaciones locales vinculados a la aplicación de pesticidas. ¡Tenemos que dejar de cerrar los ojos! ”, Dice Maureen Jorand, jefa del departamento de defensa de la Soberanía Alimentaria y el Clima.

Vigilance Au Menu - Informe completo FR
Vigilance Au Menu - Resumen FR
Vigilancia en el menú - Informe completo ES
Vigilancia en el menú - Resumen ES

Comparte este contenido en las redes sociales