CIDSE acoge con beneplácito el anuncio histórico de la Comisión Europea sobre la debida diligencia de derechos humanos obligatoria para 2021 - CIDSE

CIDSE acoge con beneplácito el anuncio histórico de la Comisión Europea sobre la debida diligencia de derechos humanos obligatoria para 2021

CIDSE acoge con beneplácito un anuncio histórico del Comisionado de Justicia de la UE, Didier Reynders, de que se desarrollará una legislación de la UE sobre derechos humanos obligatorios y debida diligencia ambiental para las corporaciones. En un seminario organizado por el Grupo de Trabajo de Conducta Comercial Responsable del Parlamento Europeo, el Comisionado Reynders se comprometió con el desarrollo de una iniciativa legislativa a principios de 2021 y declaró que la legislación será intersectorial y obligatoria con "la capacidad de hacer cumplir y aplicar". Este es un avance importante y un paso importante más allá de las medidas voluntarias que han sido ineficaces para garantizar que las comunidades estén protegidas de las violaciones de los derechos humanos relacionadas con las empresas.

Es importante destacar que el Comisionado Reynders destacó la necesidad de sanciones: "Es importante que tengamos la posibilidad de sancionar con responsabilidad a nivel civil, penal y administrativo la falta de respeto a la regulación". Las organizaciones miembros de CIDSE que trabajan con defensores de derechos humanos y comunidades afectadas por abusos de derechos humanos corporativos en todo el mundo, acogen con satisfacción este desarrollo para proporcionar acceso a la justicia a las víctimas de violaciones por parte de empresas e inversores de la UE.

La decisión se basa en los resultados de la publicación reciente. estudio sobre los requisitos de diligencia debida a través de la cadena de suministro que confirmó que las medidas voluntarias están fallando y que existe una necesidad urgente de medidas reglamentarias a nivel de la UE Con el fin de proteger a los trabajadores, las comunidades y el medio ambiente de los impactos sistemáticos, continuos y que empeoran los derechos humanos y el medio ambiente vinculados a las cadenas de suministro globales de empresas e instituciones financieras. El estudio revela que "solo una de cada tres empresas en la UE está llevando a cabo una diligencia debida que tiene en cuenta todos los derechos humanos y los impactos ambientales". Y solo el 16 por ciento de las empresas toman medidas de diligencia debida más allá del nivel uno. Sin embargo, este es el requisito de los Principios Rectores de la ONU sobre Empresas y Derechos Humanos.

Reynders reconoció que el La crisis de COVID-19 revela la dependencia de la UE de cadenas de suministro frágiles en terceros países. "Las empresas que tienen mejores procesos de mitigación de riesgos en sus cadenas de suministro causan menos daño a las personas y resisten mejor la crisis". El Coronavirus ha revelado aún más las malas prácticas de derechos humanos en ausencia de regulación legal y una vez más ha expuesto la fragilidad de las cadenas de suministro, lo que ha resultado en el desempleo masivo de los trabajadores que menos pueden pagarlo debido a la cancelación de pedidos y la negativa de algunos empresas para pagar bienes ya producidos. Esta forma injusta de hacer negocios es un claro recordatorio de por qué es necesaria una legislación de debida diligencia ambiental y de derechos humanos obligatoria. CIDSE también acoge con beneplácito el discurso del Comisionado sobre su clara intención de presentar esta legislación como parte del plan de recuperación COVID-19 de la UE junto con el Acuerdo Verde Europeo, señalando que "sostenible incluye cuestiones ambientales, de derechos humanos y sociales".

Las empresas acordaron que la diligencia debida "crearía seguridad jurídica y un estándar único armonizado en lugar de diferentes enfoques en los estados miembros". Los Estados miembros que actualmente tienen la debida diligencia nacional, como Francia, y aquellos que actualmente están desarrollando dicha legislación, como Dinamarca y Alemania, encontrarán que sus corporaciones ahora tienen más igualdad de condiciones con otras corporaciones de la UE. El Ministerio Federal de Trabajo y Asuntos Sociales de Alemania afirmó su apoyo a la legislación de la UE y sugirió centrarse en esto en la próxima presidencia alemana.

Este es un paso crucial para los derechos de los defensores del medio ambiente y la tierra y las comunidades que se resisten a las actividades corporativas de las empresas y la inversión de la UE. Debería complementarse con la participación activa de la Unión Europea en las negociaciones de un instrumento jurídicamente vinculante sobre empresas y derechos humanos en las Naciones Unidas, este año entrando en su sexta sesión.

Ver también artículos de opinión publicados por una coalición de ONG belgas, incluidos los miembros de CIDSE, Broederlijk Delen y Entraite et Fraternité:
- "Entreprises et droits humains: ce que révèle le coronavirus" en Le Soir; y
- "Bedrijven en mensenrechten: de lessen van de pandemie" in MO - Mondiaal Niews

Carta conjunta de la sociedad civil a Didier Reynders, Comisionado de Justicia de la CE, 23 junio 2020

Comparte este contenido en las redes sociales