Por qué marchamos - CIDSE

¿Por qué marchamos?

Una reflexión de nuestra Secretaria General Josianne Gauthier

Ayer fue la protesta contra el racismo en Bruselas organizada por Black Lives Matter. Al menos 10,000 personas (un número muy alto para una manifestación en un país pequeño como Bélgica) se presentaron, con sus máscaras puestas. Muchos de los activistas eran adultos jóvenes, pero también había muchas personas mayores y personas con niños, de todos los orígenes, que levantaban sus pancartas y gritaban por justicia y verdad. En todo el mundo, estas protestas y marchas han estado sacando a cientos de miles de personas de sus hogares durante la semana pasada, desde que el mundo presenció el asesinato de un inocente afroamericano en las redes sociales, a manos de la policía. Muchos se pusieron de pie, listos para pelear, listos para la acción, listos para una revolución. Otros, como yo, se sintieron aplastados, desanimados, momentáneamente perdidos y afectados por una profunda tristeza física, espiritual y psicológica que era difícil de sacudir.

Desde febrero, hemos estado bajo el cierre de la pandemia global COVID-19, y la mayor parte del planeta ha estado en confinamiento casi total. Vimos esta crisis de salud revertir las mesas entre el Norte y el Sur por un breve momento mientras las naciones más ricas y sus poderosas economías se arrodillaban. Finalmente comenzamos a comprender colectivamente la relación entre nuestra forma de vida consumista de ritmo rápido, nuestro modelo económico basado en la extracción de recursos y la destrucción de nuestro planeta. Comenzamos a entender que nuestro planeta estaba llorando y que nuestra Madre Tierra estaba enferma, por lo que también nos enfermamos.[]. Comenzamos a hablar de transformación y cambio y de no volver a la "normalidad" una vez que la crisis había pasado y hablamos de "solo recuperación". Pero también comenzamos a ver el lado oculto de la pandemia, cómo llegó injustamente a las sociedades ricas y lastimó a los pobres de muchas maneras diferentes y brutales. Los empleos peor pagados se perdieron sin seguridad. Los riesgos para la salud fueron mayores para las poblaciones inmigrantes y minoritarias, y especialmente para las mujeres entre ellos, en los países más ricos debido al trabajo de cuidado y el trabajo esencial de servicio que estaban llevando a cabo. Ya durante la pandemia nos dimos cuenta de que habíamos olvidado entregar una piedra: nuestro modelo colonial.

Cuando el virus llegó al continente americano, comenzamos a ver los números. Los afroamericanos estaban siendo golpeados con más fuerza[]. En Canadá, como en los Estados Unidos, esto significó menos acceso a la atención médica adecuada, trabajos de mayor riesgo que no podían dejar o trabajar desde casa, muchos de ellos trabajando en las zonas infectadas (hospitales, residencias para ancianos)[]. Y el virus se extendió a América del Sur y vimos el impacto en las poblaciones indígenas de la Amazonía. Algunos hablan de un genocidio ya que las comunidades indígenas, las mismas que luchan contra nuestro modelo extractivista y defienden los ríos y los bosques contra el abuso corporativo, se infectan tres veces más rápido que otras comunidades y reciben poca o ninguna atención.[].

¿Cómo no podemos ver la relación entre nuestra forma de vida, nuestra forma de tratarnos, la violencia de nuestro consumo y nuestra herencia colonial? Este patrimonio está siempre presente en nuestros sistemas políticos, nuestros acuerdos comerciales internacionales, en nuestro sistema educativo, en la forma en que nuestros medios se comunican, en nuestras cadenas alimentarias mundiales e incluso en nuestros sistemas policiales.

Y después de estos meses de exponer todas las fallas sistémicas de nuestra forma de vida, el modelo colonial nos mostró su núcleo, que se basa en el principio de que algunos pueden tomar y usar y tirar a expensas de otros, sus vidas, su dignidad y sus esperanzas. Entiendo que la gran tristeza que sentí y que me retrasó fue la tremenda tristeza de los millones de gritos de personas en todo el planeta a la vez, suplicando a los que se han beneficiado de esto que se detengan. Deja de aceptar que el mundo es como es. Deja de aceptar los beneficios de la injusticia. Negar. Despertar. Escucha. Deja de hablar. Deja de tomar. Detener. Y luego, lentamente, podemos comenzar a vivir de nuevo y transformar este mundo, nuestras relaciones y crear juntos. Estamos llamados a una gran conversión como nos recuerda el Papa Francisco, y comienza con escuchar, desaprender y aprender de nuevo.[].

Las movilizaciones y protestas en todo el mundo, como hemos visto durante el último año en torno a la crisis climática, y ahora al enfrentar a nuestros demonios del racismo y el colonialismo, nos dan energía y esperanza nuevamente de que el cambio no solo sea posible ... "ella está llegando[]". Pero como nos recuerdan los manifestantes, no hay paz sin justicia, y no puede haber justicia sin verdad.

Josianne Gauthier,
Secretario General de CIDSE

Referencias:
[] Inspirado por el papa Francisco Encíclica Laudato Si ', cuidado de nuestro hogar común.
[] Cifras reunidas por informe: "El color del coronavirus: muertes por COVID-19 por raza y etnia en los Estados Unidos" por APM Research Lab y reportado por El guardián
[] Radio Canada informó sobre el tema
[] Vea Informe REPAM sobre la propagación de la pandemia en la Amazonía
[] La inspiración en este concepto fue tomada por el Documento final del Sínodo en el Amazonas., Capítulo IV, par. 67 y 81.
[] Arundhati Roy, Charla de guerra: “Otro mundo no solo es posible, ella está en camino. En un día tranquilo, puedo escuchar su respiración.

Comparte este contenido en las redes sociales