Más de 110 obispos se pronuncian para detener el abuso corporativo - CIDSE

Más de 110 obispos se pronuncian para detener el abuso corporativo

[Desplácese hacia abajo para ver las traducciones del comunicado de prensa]

El abuso corporativo en detrimento de las personas sigue siendo generalizado, pero los Estados de todo el mundo tienen una oportunidad única de intensificar y detener esto mediante la introducción de medidas vinculantes a nivel nacional, pero especialmente a nivel internacional y regional, donde las principales brechas se encuentran como lo argumenta un gran grupo internacional de obispos y cardenales.

Varios líderes de la Iglesia Católica firmaron la Declaración de los Obispos: "Ahora más que nunca, necesitamos la diligencia debida de la cadena de suministro obligatoria para detener el abuso corporativo y garantizar la solidaridad global". La declaración publicada hoy exige a los Estados que detengan urgentemente el abuso corporativo en curso mediante la introducción de legislación vinculante para regular sus actividades y hacerlas responsables por ley. Según los obispos, nuestras economías deben seguir valores de dignidad y justicia, y ser respetuosos de los derechos de las personas y del medio ambiente. El abuso corporativo es generalizado y la crisis de Covid-19 ha exacerbado la situación, especialmente para las comunidades más vulnerables que carecían de protección social. Una vez más, las mujeres se vieron desproporcionadamente afectadas por la crisis y, al mismo tiempo, "esta pandemia ha expuesto nuestra interdependencia y ha sembrado el caos en las cadenas de suministro globales que unen las fábricas a través de las fronteras, exponiendo nuestra dependencia de los trabajadores vulnerables que realizan trabajos esenciales en todo el mundo". ", Destaca la declaración.

Los obispos piden solidaridad entre todos los miembros de nuestra familia humana y afirman que sin una legislación adecuada no se impedirá a las empresas transnacionales llevar a cabo evasión fiscal, abusar de los derechos humanos, infringir las leyes laborales y destruir ecosistemas enteros. Los obispos argumentan que ante el voluntarismo fallido, la legislación obligatoria para regular las corporaciones transnacionales es la única opción legislativa para proteger a las comunidades y celebrar la interconexión de nuestra naturaleza humana.

Si bien algunos países europeos ya tienen una ley de diligencia debida o están en proceso de crear una, la UE solo recientemente se está acelerando para armonizar el mosaico actual que incluye desarrollos sectoriales importantes a nivel regional para construir. Didier Reynders, Comisionado de Justicia de la UE dio un paso en la dirección correcta al anunciar que la legislación de la UE sobre derechos humanos obligatorios y debida diligencia ambiental para las corporaciones se desarrollará pronto, como su contribución al Acuerdo Verde Europeo y en el contexto del plan de recuperación posterior a Covid-19 de la UE. Acogiendo con beneplácito tales desarrollos, la declaración también llama a los líderes estatales a avanzar en la legislación vinculante a nivel de la ONU a través de la participación en el proceso actual para un Tratado de las Naciones Unidas sobre Derechos Humanos y actividades empresariales.

La declaración de los obispos fue firmada por varios líderes de la iglesia de países como India, Myanmar, Uganda y Colombia, donde las comunidades se han visto afectadas por las acciones irresponsables de las empresas transnacionales. Al mismo tiempo, muchos obispos de Europa (Austria, Bélgica, Francia, Alemania, Italia, Luxemburgo, Portugal, Suiza, Países Bajos) también agregaron sus firmas, enviando un fuerte mensaje de que Europa debería asumir su responsabilidad.

Josianne Gauthier, Secretaria General de CIDSE, la familia internacional de organizaciones católicas de justicia social que coordinó la declaración, dijo: “Me inspira ver a tantos representantes de la Iglesia hablando con una sola voz sobre el tema de la regulación corporativa, apuntalando el trabajo de muchas mujeres y hombres, muchos de ellos socios de CIDSE, cuya vida se dedica a la defensa de los derechos humanos y ambientales. Todos estamos interconectados y les debemos apoyar su lucha de cualquier manera que podamos ”.

La declaración de los obispos permanecerá abierta para recoger aún más firmas, especialmente en el período previo a la próxima ronda de negociaciones de un Instrumento legalmente vinculante sobre empresas y derechos humanos en las Naciones Unidas, este año entrando en su sexta sesión.

Notas para el editor:

Declaración de los obispos: "Ahora más que nunca, necesitamos la diligencia debida de la cadena de suministro obligatoria para detener el abuso corporativo y garantizar la solidaridad global" en EN, ES, DE, FR, IT, PT, incluida la lista completa de signatarios.

Países de procedencia de los Obispos signatarios: Argentina, Austria, Bélgica, Bolivia, Brasil, República Centroafricana, Chad, Colombia, RD Congo, Ecuador, Egipto, Etiopía, Francia, Alemania, Guatemala, Honduras, India, Italia, Luxemburgo, Malawi, México, Marruecos, Myanmar, Países Bajos, Paraguay, Perú, Filipinas, Portugal, Puerto Rico, Sudáfrica, Sri Lanka, Suiza, Uganda.

Cardenales signatarios de la Declaración: Cardenal Jean-Claude Hollerich, Luxemburgo; Cardenal Charles Maung Bo, Myanmar

Declaración: "CIDSE acoge con beneplácito el anuncio histórico de la Comisión Europea sobre la debida diligencia de derechos humanos obligatoria para 2021"

Contacto para los medios: Valentina Pavarotti, Gerente de Comunicaciones, pavarotti@cidse.org

Coordinador de la declaración de los obispos: Sylvia Obregon, Oficial de Regulación Corporativa y Extractos, obregon@cidse.org

Crédito de la imagen: OIT Jean-Pierre-Pellissier

Comparte este contenido en las redes sociales