El lugar de la mujer es ... en la lucha - CIDSE

El lugar de la mujer está ... en la lucha

La Hna. Mary John escribió este artículo de blog después de la publicación de la Declaración de los Obispos "Ahora más que nunca, necesitamos la debida diligencia obligatoria en la cadena de suministro para detener el abuso corporativo y garantizar la solidaridad global". Al igual que los obispos, una gran cantidad de mujeres dentro de la Iglesia, incluida la autora de este blog, apoyan la lucha contra el abuso empresarial y forman una parte crucial de la lucha por la justicia.
Vea Alemán y Francés traducciones de Fastenopfer, la organización miembro suiza de CIDSE.

La organización de mujeres más grande y quizás la más militante de Filipinas es GABRIELA y su visión es defender los derechos de las mujeres y trabajar por el empoderamiento de las mujeres en el contexto del movimiento nacional para la transformación integral (económica, social, política) de la sociedad filipina. Como su presidenta durante 18 años, he hecho un gran análisis de nuestra sociedad y he participado en muchas formas de acciones de protesta y promoción activa en temas sociopolíticos y de mujeres. Me he dado cuenta de que en Filipinas, como en muchos países en desarrollo, la globalización, que es la integración de todas las economías a la economía de mercado capitalista liberal, en realidad ha empeorado las condiciones de estos países que antes. Los gobiernos locales perdieron su autonomía para controlar las importaciones y legislar aranceles para proteger su economía local; hay una brecha mayor entre ricos y pobres, hay un gran daño a la ecología y una mayor explotación de mujeres y niños.

Las corporaciones multinacionales extranjeras han logrado controlar la economía del país. Sus prácticas corporativas han violado los derechos de los trabajadores como la permanencia en el cargo, el derecho a sindicalizarse, el derecho a la huelga y el derecho a un salario justo. Las empresas mineras y madereras han expulsado a los pueblos indígenas de sus tierras ancestrales y han privado a las generaciones futuras de las riquezas de la tierra, como los bosques y los tesoros de la tierra. Las ganancias de los metales extraídos que no se procesan en el país benefician a las corporaciones multinacionales extranjeras más que a la economía local. Peor aún, los militares locales están asignados a proteger a la empresa minera y su presencia en territorios indígenas ha provocado violaciones de derechos humanos como la violación de las mujeres, el concubinato forzado, el asesinato de líderes indígenas y la quema de escuelas indígenas.

Feminización de la pobreza y otras cuestiones de género

Los más pobres entre los pobres son las mujeres y esto es lo que se conoce como feminización de la pobreza. Aunque los hombres también son pobres, la pobreza es mayor entre las mujeres que entre los hombres. Esta pobreza conduce a una falta de longevidad, educación o conocimientos en salud, niveles de vida dignos y participación social y política.

Como trabajadoras, a las mujeres se les paga menos que a los hombres incluso si su trabajo es de mayor calidad; sufren acoso sexual por parte de sus jefes o incluso compañeros de trabajo; tienen que soportar una doble carga porque incluso si trabajan fuera del hogar, siguen siendo responsables de las tareas domésticas y del cuidado de los niños.

Como agricultoras, sufren discriminación porque realizan más del 50 por ciento del trabajo, pero no se cuentan como agricultoras en las estadísticas y encuestas. La mayoría no tiene acceso a recursos como la tierra o el crédito. También gestionan la venta de los productos agrícolas y las tareas del hogar.

Entre las mujeres filipinas, las mujeres indígenas son las más pobres y explotadas. No muchos tienen acceso a la educación. Cuando hay campamentos militares que protegen a las corporaciones mineras multinacionales, son objeto de violación o concubinato forzado. El acaparamiento de tierras que acompaña a las empresas mineras obliga a las familias indígenas a abandonar sus tierras y las acciones militares las llevan a campamentos de refugiados donde son presa fácil de proxenetas y agentes de la industria del sexo.

Impacto de las cuestiones ambientales en las mujeres

 Es bien sabido que las mujeres son responsables del 60-80% de la producción de alimentos de subsistencia, especialmente en las zonas rurales. Pero todos los medios de vida basados ​​en el acceso, el uso y el control de los recursos naturales ya se ven gravemente afectados por fenómenos meteorológicos extremos como sequías, huracanes, terremotos y el cambio climático a lo largo del tiempo. En un entorno agrícola, la dependencia de las mujeres de un suelo sano, la pesca, las fuentes de agua, las plantas medicinales y los productos forestales se ven profundamente afectados por el cambio climático. Debido a sus posiciones económicas, sociales, políticas y culturales desiguales, el cambio climático y la degradación ambiental tienen un mayor impacto en los medios de vida, la salud, la seguridad alimentaria y nutricional de las mujeres, el acceso al agua y la energía, así como en las capacidades de afrontamiento. Todo esto aumenta significativamente la carga de trabajo no remunerado de las mujeres.
Aunque las mujeres producen la mayoría de los alimentos de subsistencia y cultivos comerciales, la falta de tenencia de la tierra y de acceso impide que las mujeres obtengan crédito, capacitación y otros apoyos, lo que les impide utilizar sus prácticas tradicionales de conservación. 

El lugar de la mujer está ... en la lucha

La creencia tradicional de que el lugar de la mujer está en el hogar ya no es sostenible hoy. Hoy en día, muchas mujeres trabajan fuera de casa. Lo mismo ocurre con la lucha política. Las mujeres reclaman el derecho a participar activamente en la sociedad, especialmente en las luchas por los derechos humanos y a luchar contra la opresión y la explotación en cualquier forma. Las mujeres en Filipinas se han organizado para ser parte de la lucha por una transformación integral de la sociedad, practicar la solidaridad con los pobres y los oprimidos, proteger y defender los derechos humanos, trabajar por el empoderamiento de las mujeres y proteger el medio ambiente. Desde finales de los años 60, han surgido organizaciones de mujeres a nivel nacional y local. En 1984, muchas de ellas se unieron para formar GABRIELA, que en su apogeo contaba con 250 organizaciones de mujeres y 50,000 miembros individuales. Como Presidenta de GABRIELA durante 18 años, organicé con nuestro consejo nacional una marcha anual en el Día Internacional de la Mujer con temas sociales o de la mujer como la igualdad de salario para las mujeres, la violencia contra las mujeres, los derechos de los trabajadores, la trata de personas, etc.

También hay mujeres defensoras del medio ambiente en organizaciones nacionales y locales. Pero quiero rendir homenaje a dos mujeres cuya defensa ecológica tuvo un impacto nacional. Una es nuestra propia hermana Aida Velásquez, pionera del movimiento ecológico en Filipinas, lideró la lucha contra las empresas mineras multinacionales que contaminan los ríos en Mindoro, lanzó una campaña nacional contra los alimentos transgénicos y uno de los líderes de la Movimiento de Filipinas Libres Nucleares que impidió el funcionamiento de la Planta Nuclear hasta el día de hoy. La otra es Gina López. Ella estableció Bantay Kalikasan, (Environmental Watch) y ella[*] inició la rehabilitación del Río pasig y urbano cercano corrientes. Fue nombrada Secretaria del Departamento de Energía y Recursos Naturales por el presidente Duterte. Inmediatamente lanzó una campaña contra la minería ilegal y cerró las minas que violaban las políticas ecológicas, lo que generó la ira de personas influyentes que presionaron para que no se la confirmara en su papel.

Sor Mary John Mananzan es monja Benedectin y activista.

Comparte este contenido en las redes sociales
Asegurado por miniOrange