Aún esperando justicia para Bernardo - CIDSE

Todavía esperando justicia para Bernardo

# EscazúAhoraGT #JusticiaParaBernardo y #BernardoCaalXol

Hoy es el Día Internacional de la Tierra. En Guatemala, un defensor ambiental llamado Bernardo Caal, lo celebrará en la cárcel, condenado injustamente a siete años y tres meses de prisión. Aún espera, después de más de tres años, una oportunidad justa para apelar su sentencia. Al mismo tiempo, los defensores de derechos humanos en América Latina celebran la entrada en vigencia de un nuevo tratado vinculante regional: el Acuerdo de Escazú. (*) Lamentablemente, Guatemala no lo ratificó.

Bernardo Caal Xol es un líder de la resistencia pacífica de Cahabón, un colectivo de 38 comunidades Maya Q'eqchi 'en el departamento norteño de Alta Verapaz en Guatemala. Las comunidades indígenas que necesitan acceso al río para su sustento, se opusieron a la construcción de las represas Oxec y Renace en el río Cahabón y sus afluentes. Además, el río es sagrado para los Q'eqchi y fluirá en paz. Hay siete represas hidroeléctricas en funcionamiento en la cuenca del río. Bernardo interpuso una serie de medidas cautelares contra el proyecto y en 2017 los tribunales superiores reconocieron que se violó el derecho a la consulta libre, previa e informada de las comunidades indígenas. Pero en noviembre de 2018, Bernardo Caal Xol fue sentenciado a siete años y cuatro meses de prisión por un tribunal por acusaciones que carecen de pruebas objetivas.  

En una de sus cartas recientes desde la cárcel, Bernardo escribió: “El departamento de Alta Verapaz está habitado por el pueblo Q'eqchi '; sus ríos secuestrados y canalizados para hacer funcionar las centrales hidroeléctricas. Sin embargo, las comunidades Q'eqchi 'no tienen electricidad, permanecen en la oscuridad, continúan usando la famosa' vela '. Y luego, ¿a dónde se lleva la energía eléctrica? Esto se llama: despojo, exclusión, discriminación y racismo ”.

Desde que Bernardo fue encarcelado, colectivos de derechos humanos en Guatemala e internacionalmente han intentado que el juicio de Bernardo sea revisado por diferentes medios y llamar la atención sobre el patrón más amplio de incriminación injusta de los defensores de los derechos humanos y el medio ambiente en Guatemala. En Bélgica, un colectivo de comités de solidaridad y miembro de CIDSE, Broederlijk Delen, invitó a la hermana de Bernardo en 2019 a recibir el Premio Quetzal de Derechos Humanos en nombre de su hermano.


En 2020, Amnistía Internacional declaró a Bernardo Caal Xol preso de conciencia que ha sido encarcelado injustamente.

A principios de este año; CIDSE co-firmó un declaración en la 46.a sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU (22 de febrero-23 de marzo) para llamar la atención sobre el caso de Bernardo.

El 30 de marzo, el colectivo de abogados que acompaña el caso Bernardo, presentó ante la Corte tres “amicus curiae”, Para reforzar los argumentos de la defensa. Uno amicus curiae, co-firmado por CIDSE, da evidencia de cómo los activistas de derechos humanos son criminalizados sistemáticamente en Guatemala. La segundo amicus curiae se basó en el Laudato Si' y la Fratelli Tutti encíclicas, enfatizando la importancia de defender los derechos ambientales. Esto amicus curiae fue co-firmado por el cardenal guatemalteco, Álvaro Ramazzini y el teólogo brasileño Leonardo Boff, así como por la activista de derechos humanos Marcia Miranda. La tercera amicus curiae fue escrito por un experto en derecho argentino y muestra cómo los procedimientos judiciales viciosos resultan en sentencias injustas para defensores de derechos humanos como Bernardo. Estos tres amicus curiae iban a ser presentados en una audiencia de la Corte el 5 de abril, pero esta última se ha retrasado dos veces. Este retraso es un patrón recurrente en la justicia guatemalteca.



Junto a Bernardo, CIDSE espera que la nueva fecha fijada para la audiencia, el 7 de mayo, sea respetada por la Corte y tenga la oportunidad de ser escuchado.


(*) El objetivo del Acuerdo de Escazú es garantizar el acceso pleno y efectivo de la ciudadanía a la información sobre proyectos ambientales; participación ciudadana en los procesos de toma de decisiones: y acceso a la justicia en materia ambiental. Este es el primer acuerdo regional de América Latina y el Caribe vinculante sobre el medio ambiente. Este acuerdo también allana el camino para los mecanismos de cooperación entre países. Sobre todo, contiene disposiciones específicas sobre los defensores de los derechos humanos involucrados en cuestiones ambientales que los protegen y alientan en su trabajo.

Ver también: "Un espoir pour la défense de l'environnement en Amérique latine”Por Walter Prysthon, Jefe del Departamento de América Latina y el Caribe, CCFD-Terre Solidaire


Crédito de la foto de portada: Bernardo Caal

Comparte este contenido en las redes sociales
Asegurado por miniOrange