El movimiento juvenil por el clima sigue creciendo a pesar de la pandemia - CIDSE

El movimiento juvenil por el clima sigue creciendo a pesar de la pandemia

Con motivo del Día de la Tierra, que se celebra cada año el 22 de abril, publicamos una entrevista con un joven activista por el clima. Adélaïde Charlier de Bélgica. 

Foto: Adélaïde Charlier.

Cada año celebramos Día de la tierra al repensar la forma en que vivimos en este planeta y, con suerte, comenzar a ser conscientes y activos en la defensa de nuestra casa común. Este día marca una oportunidad especial para inspirarnos y seguir pidiendo el cambio sistémico necesario para lograr una transición ecológica radical. Mientras el presidente Biden está convocando a Cumbre de líderes climáticos, queremos enfatizar el papel crucial del multilateralismo y la cooperación para lograr los objetivos del Acuerdo de París, para abordar verdaderamente los principales desafíos de nuestro tiempo; Que esta cumbre sea la oportunidad para que los gobiernos tomen en serio su compromiso y liderazgo y pasen de las palabras a las acciones y con una profunda atención para proteger los derechos humanos y la degradación ambiental en las regiones más vulnerables del mundo. 

Una visión profunda de transformación y de relación renovada con la naturaleza es algo que ya se está volviendo más familiar para las generaciones más jóvenes a lo largo de los años. En 2018 y como acto de rebelión, Greta Thunberg dejó de ir a la escuela para exigir acción climática a sus líderes en las calles de Suecia. Casi tres años después, la misma visión que empoderó a Greta continúa inspirando a otros estudiantes a comenzar a expresar sus preocupaciones y demandas a través del activismo. 

Juventud por el clima es uno de los movimientos que surgieron para consolidar este llamado a la acción, con un mensaje claro y directo, como explican: “Las políticas climáticas actuales no son lo suficientemente ambiciosas, ni a nivel local ni a nivel nacional ni a nivel internacional. Youth for Climate quiere enviar una clara señal apolítica de que hay que tomar medidas concretas ahora ”. Adélaïde Charlier, nacida en Bélgica, es una de sus cofundadoras.  

Después de una pausa obligatoria debido a las restricciones de la pandemia, Youth for Climate reanudó algunas de sus actividades y se está preparando mucho más para el futuro. CIDSE habló con ella sobre su activismo, la importancia de la inclusión social dentro del movimiento climático y sus expectativas para el futuro cercano. 

¿Qué te impulsó a convertirte en activista? 

Para mí sucedió en la COP 24, cuando Bélgica no era uno de los países más ambiciosos y debería haberlo sido, como uno de los países más cómodos del mundo. Dos días antes de esa COP, estábamos cientos de miles en las calles de Bruselas, incluidos algunos de mis amigos y yo. En ese momento me di cuenta de una enorme brecha entre lo que pedían los ciudadanos y los expertos y lo que realmente estaba sucediendo a nivel político. Fue entonces cuando me di cuenta de que podíamos dar el siguiente paso. Y así, comencé a hacer desobediencia civil, que significa faltarme a la escuela y que nunca antes había considerado hacer, pensé “tenemos que ir más allá”, y pude hacerlo solo porque sentí que no era el único uno que quería hacerlo.   

¿Cómo esparces este espíritu? 

Creo que lo primero es hablar de ello. Habla de ello en tu grupo familiar, en tu grupo de amigos o incluso en la escuela, porque estos también son lugares donde –antes del movimiento ciudadano- no era común hablar, pero ahora es como un tema real que puedes abordar. Si comienza contigo, se extenderá. No voy pensando “Oh, voy a convencer a todos”, porque no todos van a ser activistas, pero hay tantas formas de ser incluidos en la transición, de estar incluidos en ese movimiento sin tener estar en las calles. Hay muchas formas de mantenerse activo. 

Como le fue para el movimiento durante la pandemia? 

En Bélgica, realmente podemos ver que en realidad hay una “depresión” juvenil que está aumentando, lo cual es un problema real, pero ¿por qué? es porque los jóvenes no participan en la escuela. Pero estamos aquí, listos para comprometernos. Queremos ser parte de las discusiones; queremos ser parte de lo que pasa en la sociedad. Siempre nos dijeron que éramos una generación detrás de nuestras computadoras portátiles, que solo queríamos ver películas y relajarnos, pero en realidad ahora muestra que ha pasado un año desde que los jóvenes hicieron eso (Huelgas escolares por el clima) y están realmente cansados. solo quiero salir y comprometerse.  

¿Cómo percibe la inclusión del movimiento juvenil por el clima en Bélgica a partir de su experiencia global? 

“Inclusividad” es una palabra clave para un movimiento. Es algo con lo que todavía estamos luchando porque no es fácil, pero es algo que nuestro movimiento se está tomando realmente en serio y es el centro de nuestra atención en este momento. Creemos firmemente que si queremos que suceda este cambio en el mundo, también tenemos que hacerlo en nuestro movimiento. Estamos tratando de aprender mucho y estamos tratando de ser lo más inclusivos posible a nivel internacional y estamos aprendiendo mucho. 

¿Qué esperas del 2021? ¿Qué opina de la próxima década? 

Es difícil esperar cosas desde que sucedió Corona. Lo que esperaría de esta década es una mayor movilización de los ciudadanos, y por movilización no me refiero solo a las ONG y los movimientos. Realmente espero ver un sistema político que realmente se abra a una democracia más participativa, donde podamos ver a la ciudadanía involucrada en las decisiones que se están tomando, donde no solo llamemos a la ciudadanía cada 4, 5 o 6 años cuando tienen que votar, pero donde realmente pueden estar presentes cuando se toman decisiones. 

Y para 2021, solo puedo esperar acciones contundentes de los ciudadanos y movilizaciones. No podemos esperar a que Corona se vaya. Al principio pensé que lo haríamos, pero hoy, si seguimos esperando, nos vamos a quedar dormidos, así que tenemos que empezar ahora, tenemos que buscar diferentes caminos. Algunas personas aceptarían romper las reglas; otros no lo harán, y eso está totalmente bien, pero tenemos que permanecer despiertos, y también tenemos que responsabilizar a los medios de comunicación por difundir noticias sobre otras temáticas además de corona. 

Comparte este contenido en las redes sociales
Asegurado por miniOrange