Oportunidades críticas en 2021 para generar cambio: llama a un camino integral - CIDSE

Oportunidades críticas en 2021 para generar cambio: exige un camino integral

Foto: Foto de las Naciones Unidas.

La Semana Laudato Si, que se conmemora cada año en honor a la encíclica del Papa Francisco sobre ecología integral, comparte la visión de un mundo más sostenible y justo. En este marco, CIDSE, el Dicasterio para la promoción del desarrollo humano integral, el Movimiento Católico Mundial por el Clima y CAFOD organizaron el webinar: “Oportunidades críticas en 2021 para generar cambio: exige un camino integral”, Con el objetivo de resaltar las importantes oportunidades políticas en 2021 para generar cambios. 

A través del testimonio de los tres panelistas, los participantes pudieron escuchar de primera mano las demandas de quienes viven los efectos de la crisis climática y la amenaza a la biodiversidad.  

Ditebogo Lebea activista climática y YOuth Programas Asociado (Associate), Instituto Sudafricano de Asuntos Internacionaless 

África es una de las regiones que vive los dramáticos impactos de la crisis climática. El aumento de las temperaturas y del nivel del mar, los patrones cambiantes de las precipitaciones y el clima más extremo son algunos de sus síntomas, lo que afecta a las personas. Según las Naciones Unidas, estos fenómenos meteorológicos amenazan directamente la salud y la seguridad humanas, la seguridad alimentaria y del agua y el desarrollo socioeconómico.  

Ditebogo es parte de la generación joven que ha experimentado la crisis climática, ya que con su familia ha soportado inundaciones repentinas y sequías. “De joven, creo que la justicia climática es justicia social. La justicia climática es interseccional; Temas sociales como el desempleo, la desigualdad, el acceso a la electricidad, la delincuencia, la violencia de género, y tantos más, todavía afectan a nuestra sociedad ”, dijo durante su presentación.  

Estas desigualdades en sociedades como la que vive Ditebogo empeoraron una vez que golpeó la pandemia de COVID-19: “La pandemia global nos ha abierto los ojos a la injusticia social ya los efectos adversos del cambio climático en las comunidades vulnerables. Ha presentado la oportunidad perfecta para que nosotros también corrijamos, cambiemos el sistema existente y nos permita abordar adecuadamente la crisis climática de una manera que garantice que ningún país se quede atrás y que todos encuentren su camino en este curso ”. ¿Estamos haciendo lo suficiente para salvar el planeta? Ditebogo desafió a los participantes y a todas las partes interesadas a nivel mundial. Todos deben hacer su parte y no hay tiempo para mirar. 

Fr. Augusto Zampini, Secretario adjuntoDicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral / Vaticano 

Durante diez días, el Vaticano con varios socios celebró el progreso que los católicos han logrado para dar vida a Laudato Si 'e inspirar a los fieles antes de la Conferencia de la ONU sobre Biodiversidad (COP15), el 26th Conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático (COP26) y la próxima década. Este seminario web también fue una oportunidad para resaltar cómo Laudato Si 'inspiró mensajes católicos en torno a estos procesos, señalando que la crisis climática y la pérdida de biodiversidad en espiral son una y la misma crisis inducida por el hombre. Con este panel en línea, los organizadores tenían como objetivo proporcionar una plataforma para que los representantes de la juventud mundial y las comunidades indígenas fueran escuchados y guiar nuestra escucha del “grito de la tierra y el grito de los pobres” como un solo grito. 

Augusto Zampini señaló la necesidad de volver a nuestras raíces para impulsar el cambio que queremos ver en nuestro planeta: “Tenemos que ver cuál es la mentalidad de raíz y raíces que tenemos en todas estas crisis. En primer lugar, la mentalidad extractivista, que extraemos de la tierra, extraemos de las personas, extraemos de los demás, sin relacionarnos con ellos y que está creando un problema masivo, no solo ambientalmente, sino socialmente ”. 

Finalmente reflexionó sobre los primeros pasos que debemos dar para lograrlo: “Primero tenemos que amar, y por eso si amamos, escuchamos el grito de los amados”. 

José Gregorio Díaz Mirabal, Coordinadora, Congreso de Indígenas Organizaciones de la Cuenca Amazónica (COICA)   

Uno de los mensajes del webinar es que en los acuerdos y acciones sobre clima y biodiversidad a nivel global, nacional y local, se deben respetar, proteger y promover los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales, a través de su participación activa en la toma de decisiones, especialmente cuando se relaciona con la seguridad de las tierras. José Gregorio destacó la importancia del conocimiento ancestral y el papel crucial que juegan las comunidades indígenas en la protección de la biodiversidad alrededor del mundo. “Tenemos grandes soluciones pero no se escuchan. El 80% de la biodiversidad y el 30% de los territorios mejor conservados se encuentran en territorios indígenas, pero ¿cuál es la respuesta de gobiernos y empresas? Deforestación, pesticidas, ganadería excesiva, y esto va en contra de nuestra visión de conservación. Todavía hay 400 mil millones de árboles vivos en la cuenca del Amazonas y somos 3 millones de indígenas que estamos vivos a pesar de la pandemia, los asesinatos y la violencia en la Amazonía ”. 

Antes de la COP 26, la sociedad civil está pidiendo un aumento urgente de la ambición y la acción a corto plazo en las NDC con el fin de encaminarse hacia la limitación del calentamiento global a 1.5 grados Celsius. Mientras tanto, en la COP 15 del Convenio para la Diversidad Biológica, necesitamos ver la adopción de un nuevo acuerdo global ambicioso y equitativo para garantizar que no habrá más pérdida de biodiversidad, proteger lo que está intacto y restaurar y gestionar de manera sostenible todas las tierras y aguas. .  

“Nuestro mensaje desde la cuenca del Amazonas es que no es posible vivir sin bosque, sin naturaleza, sin árboles, sin agua. No hay vida. Es increíble que el comercio mundial y las empresas transnacionales sigan quemando y deforestando la selva amazónica cuando la economía mundial depende de los ecosistemas, pero no lo entendemos. Queremos hacer un llamado a todas las religiones del mundo: unámonos para revivir, luchar y salvar la vida del planeta ”, recordó José Gregorio.  

Comparte este contenido en las redes sociales
Asegurado por miniOrange