Justicia climática en las relaciones UE-África - CIDSE

Justicia climática en las relaciones UE-África

¿CUÁL ES EL CAMINO A SEGUIR?

Este artículo de Lydia Lehlogonolo Machaka, Oficial de Energía y Justicia Climática de CIDSE fue publicado originalmente en el número 22 de la Revista de la Plataforma Portuguesa de ONGD ”¿Qué futuro para las relaciones UE-África?”(Junio ​​de 2021. (Versión portuguesa).

La gravedad de los impactos del cambio climático es cada vez más limpiar, particularmente en África, una de las regiones más impactadas, a pesar de contribuir menos a sus causas y tener pocos recursos para adaptarse. Sin embargo, la atención dentro de la asociación UE-AU se centra en las necesidades de Europa más que en las de África. En este contexto, se necesitan con urgencia soluciones transformadoras justas y audaces en todo el mundo para permitir que la UE cumpla con su agenda climática y ecológica y apoye genuinamente a África para lograr sus objetivos de desarrollo a través de fuentes de energía renovables para prosperar e inspirar a otros. Pero, ¿cuáles son los pasos clave a seguir para lograr la justicia climática? A continuación se ofrecen algunas lecciones.

La ambición de acción climática nacional de la UE tiene implicaciones significativas para los impactos climáticos en África. El cambio climático tiene un impacto adverso en la salud, incluyendo para la salud mental. Recientemente se ha relacionado con la aparición y propagación de nuevas enfermedades infecciosas como COVID-19. Cuanto mayor es el calentamiento global, mayor es la incapacidad de recuperarse y adaptarse eficazmente de los riesgos climáticos y de salud. Para actuar de manera justa y eficaz, la asociación debe mantenerse firmemente comprometida con los principios clave del Acuerdo de París de Responsabilidades Comunes pero Diferenciadas y Capacidades Respectivas (CBDR & C).

En segundo lugar, reconocer el verdadero valor y el respeto por la naturaleza es fundamental para abordar las causas profundas del problema y encontrar soluciones que promuevan una acción de justicia climática unificadora y profundamente transformadora en las relaciones UE-África. En las cosmovisiones y religiones africanas, la naturaleza es un regalo sagrado de Dios y una fuente de vida. Consiste en una coexistencia compleja pero armoniosa de vida comunitaria interdependiente donde las plantas, los animales y los humanos tienen valores intrínsecos, existencia espiritual y un propósito único en un momento dado. La supervivencia, la identidad cultural, el idioma, la dignidad y el sentido de pertenencia de África, así como el bienestar de las personas, dependen, por tanto, del bienestar de la naturaleza. Todas las demás partes de este sistema ecológico lamentablemente se deteriorarán o morirán, ya que algunas de sus partes perecen actualmente, ya sea una parte del ecosistema o un grupo de personas con su cultura, identidad y forma de vida. Por lo tanto, la reverencia, el respeto y el cuidado de África por la tierra sigue siendo una responsabilidad central y eterna y una ofrenda a cambio de toda la vida en la tierra y más allá.

Además, de acuerdo con los sistemas de conocimientos tradicionales africanos, ninguna parte de la naturaleza, en particular la tierra y el agua, debe ser mercantilizada ni tratada como posesiones individuales. Son una fuente de vida, nutrición y salud indígena y local, medicina, ritual y celebración. Por lo tanto, el respeto por tales fundamentos espirituales es una acción sagrada y esencial que debe salvaguardarse por derecho propio en todo momento. Las inversiones para la acción climática de África deben priorizar y proteger los intereses, el patrimonio cultural y el bienestar de África. Además, el conocimiento indígena contribuye significativamente a las políticas climáticas y de recuperación y a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU y no puede ser marginado.

A continuación, la baja inversión en financiación climática limita la acción climática de África. El sector de la energía, en particular las fuentes de generación de energía que se basan en gran medida en combustibles fósiles, es la mayor fuente de emisiones de CO2 relacionadas con la energía a nivel mundial. La asociación UE-África debe codiseñar e implementar medidas concretas para eliminar gradualmente la dependencia de los combustibles fósiles y cambiar de manera equitativa a sistemas descentralizados alimentados por fuentes de energía 100% renovables para 2030. Para recuperar y lograr la coherencia de las políticas de manera efectiva para cumplir con el Acuerdo de París (AP) 1.5 ° C y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), una transición como esta debe ser urgente, sostenible, justa, inclusiva y transparente, que abarque la diversidad, los derechos humanos y la igualdad de género. África tiene una gran cantidad de recursos de energía renovable que deben aprovecharse para satisfacer la creciente demanda de energía y proporcionar acceso a la energía descentralizada y asequible para sus comunidades. La asociación UE-África debería lograr cambios transformadores y sistémicos en la financiación climática y la generación, eficiencia, distribución, consumo y apoyo de energía, así como en otros sectores.

La próxima estrategia UE-AU también demuestra una comprensión muy limitada de la innovación al centrarse en las tecnologías y la digitalización sin prestar la debida atención a los posibles impactos en las comunidades locales. No todas las medidas de mitigación son beneficiosas para el medio ambiente, la salud y el bienestar. Por ejemplo, entre otros, el uso significativo de biocombustibles podría reducir la cantidad de tierra disponible para la agricultura, creando inseguridad alimentaria y agravando la pobreza.

Además, situar los ODS y la Autoridad Palestina en el centro de la Asociación UE-África es un paso positivo para abordar los desafíos más urgentes de los continentes. Sin embargo, la base de la asociación todavía se basa en un enorme desequilibrio de poder institucional. La asociación promueve la prosperidad, pero la realidad de África tras décadas de cooperación demuestra una inmensa pobreza[*].

También es sorprendente cómo no se priorizan las cuestiones relacionadas con la agricultura y la tierra. La economía rural ha sido reconocida durante mucho tiempo como un impulsor crítico de la reducción de la pobreza, y la vasta diversidad de África necesita soluciones específicas del contexto impulsadas localmente y enfoques de sistemas alimentarios como la agroecología. Sin embargo, la estrategia actual se ha centrado, en cambio, en crear un entorno favorable para la agricultura industrial y a gran escala que promueve la producción de monocultivos y daña los ecosistemas y la salud de África, negando a los lugareños sus derechos territoriales.

Por último, se necesitan políticas transformadoras urgentes para reconstruir sociedades capaces de abordar las crisis climáticas y de salud a través de economías que realmente anteponen a las personas y al planeta las ganancias. Varias empresas europeas, si bien priorizan las ganancias por encima de las preocupaciones sociales o ambientales, han demostrado ser incapaces de garantizar el respeto por la naturaleza, la dignidad humana y los derechos humanos, y han afectado negativamente la vida de millones de ciudadanos africanos a través de la explotación, la contaminación, la apropiación de tierras, los desalojos, silenciamiento y asesinato de pueblos indígenas.

En el verdadero sentido de la justicia climática, estos abusos deben terminar y los afectados deben ser compensados. 

Crédito de la foto: Joe Saade / ONU Mujeres


[*] Ver un declaración conjunta por una alianza muy amplia de OSC africanas seculares y religiosas en una plataforma informal a la que llaman “Nuestra tierra es nuestra vida”.

Comparte este contenido en las redes sociales