Una asociación aún desigual: la cumbre UE-UA - CIDSE

Una asociación aún desigual: la cumbre UE-UA

Inicialmente convocado para 2020 pero pospuesto debido a la pandemia de COVID-19 y las tensiones políticas, el 6th La cumbre entre la Unión Europea (UE) y la Unión Africana (UA) tendrá lugar en febrero de 2022. 

El objetivo de esta Cumbre, como se describe en la Comunicación Conjunta “Hacia una estrategia integral con África“, Es trabajar en cinco tendencias globales clave: Transición Verde y Acceso a la Energía; Transformación digital; Crecimiento y empleo sostenibles; Paz; Seguridad y Gobernanza y Migración.  

En 2020, ya, cLas organizaciones de la sociedad civil (OSC) afirmaron que la Estrategia de la UE con África se concentraba en crear un entorno propicio para los intereses comerciales del sector privado a gran escala en lugar de construir un futuro más próspero, pacífico y sostenible para todos. 

Un simple análisis de estas prioridades conduce de hecho a una primera conclusión sorprendente. Esta Comunicación conjunta no menciona la agricultura, un sector que representa alrededor del 16% del PIB africano y emplea al 50% de su población. Una gran parte de esta población son principalmente hogares que dependen de la agricultura familiar y la producción de alimentos a pequeña escala para su sustento. La ausencia de agricultura en la estrategia de la UE con África es aún más preocupante si se considera la situación actual en el continente africano. La prevalencia de la desnutrición en 2020 volvió a su nivel de 2005, aumentando significativamente en África occidental y meridional. Las causas incluyen cambio climático, la pandemia de COVID-19, la inseguridad y la inestabilidad políticae inversiones del sector privado. 

Mientras que el sector privado aprovecha esta dramática situación para presionar por la innovación tecnológica y las soluciones impulsadas por el mercado, la revisión de la literatura es bastante matizada sobre su impacto. Un reciente informe de Misereor afirma que los actores privados en África están cultivando solo el 11% de la tierra que compraron y están exportando una gran parte de su cosecha. Por tanto, su contribución al suministro del mercado local y la seguridad alimentaria sigue siendo limitada. Esto es particularmente preocupante ya que en 25 se concluyeron más de 2021 millones de hectáreas de acuerdos de tierras en todo el continente.  

Además, el estudio de Misereor muestra que quienes cultivan sus parcelas de tierra en la agricultura a pequeña escala generalmente obtienen mayores rendimientos por hectárea que las adquisiciones de tierras a gran escala (LSLA). Si bien LSLA puede tener un impacto positivo en términos de creación de infraestructura, empleo y efectos secundarios, sus beneficios siguen siendo limitados. Por otro lado, las consecuencias negativas para la población son nefastas, incluida la pérdida de acceso a la tierra y una importante descarga de mano de obra.  

A partir de este análisis, las OSC africanas y europeas se han unido en torno a una agenda diferente, promoviendo agroecología, derechos sobre la tierra, responsabilidad Corporativae inclusión dando voz a las comunidades afectadas por el abuso empresarial, el cambio climático y el acaparamiento de tierras. Sabemos, por ejemplo, que La agroecología puede ayudar a los pequeños agricultores a mejorar el rendimiento siguiendo enfoques ecológicos y poniendo a los agricultores y los derechos humanos en el centro. También permite a los agricultores desarrollar sus proyectos agrícolas. en su tierra y ser resiliente y autónomo. El trabajo conjunto con socios africanos está abriendo espacios para las consultas de las OSC y para que los actores africanos den sus recomendaciones sobre la futura asociación entre la Unión Africana y la Unión Europea.  

Sin embargo, no es necesario reinventar la rueda. Existen herramientas y procesos internacionales, como el borrador de un Tratado vinculante de las Naciones Unidas sobre las empresas y los derechos humanos, la propuesta de legislación europea de diligencia debida, el Acuerdo de París y la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los campesinos, que lamentablemente la mayoría de los Estados miembros europeos no han ratificado. La Asociación UE-UA debe seguir esas líneas. Para tener éxito, las voces de las comunidades locales africanas deben ser escuchadas y sus derechos respetados y promovidos.  

Lectura adicional
Ver: Declaración de la plataforma Our Land is Our Life publicado antes de la reunión ministerial de los Ministros de Relaciones Exteriores de África y Europa el 26 de octubre de 2021 con el apoyo de CIDSE (EN , FR).

Contacto: Vincent Dauby, Oficial de Agroecología y Soberanía Alimentaria de CIDSE, dauby (at) cidse.org

Foto de Pexels por Omotayo Tajudeen

Comparte este contenido en las redes sociales
Asegurado por miniOrange