¿Puede la lucha contra el cambio climático ser liderada por mujeres y descolonizada? – CIDSE

¿Puede la lucha contra el cambio climático ser liderada por mujeres y descolonizada?

TEsta es la pregunta que plantea Axelle Fischer, secretaria general de Entraide et Fraternité (EF), en unn análisis publicado en febrero de 2022.


Para Entraide et Fraternité, la descolonización, la lucha contra el calentamiento global y la integración de la perspectiva de género están intrínsecamente vinculadas. “No puede haber un progreso real en la protección de nuestro planeta sin la plena participación de las personas de los países empobrecidos y sin tener en cuenta la voz de las mujeres.”, escribe Axelle Fischer, quien presenta tres argumentos:

  • En primer lugar, porque estas tres preguntas son cuestiones de justicia. Se han vuelto ineludibles y urgentes si no queremos ver agudizados los enfados y conflictos que provoca la exclusión deliberada y continua de mujeres y personas en países empobrecidos; si queremos proteger el planeta y los seres vivos que lo habitan… plantas, animales y humanos.
  • En segundo lugar, porque el mecanismos de omnipotencia y paternalismo que históricamente guían la explotación de la naturaleza y de las personas, ahora se oponen con valentía y libertad, cada vez más presentes en los medios de comunicación y, por lo tanto, ineludibles en la esfera pública.
  • Finalmente, debido a que estos tres temas plantean la cuestión de los actores involucrados: la construcción de soluciones sostenibles no será posible sin la inclusión de las mujeres, las comunidades de la diáspora y la población de los países en la primera línea del calentamiento global.

Esto es lo que EF y sus socios están tratando de hacer de varias maneras.

Hacia una asociación descolonizada

La idea de que el marco de desarrollo occidental es “superior” aún prevalece y una especie de inercia intelectual nos insta a ser claros en este tema: la cooperación para el desarrollo está en cierto modo arraigada en los enfoques coloniales. ¿Es posible ser una ONG de solidaridad internacional y apoyar el empoderamiento mientras se imponen unilateralmente restricciones administrativas y culturales cada vez más pesadas? En otras palabras, ¿cómo puede el sector de las ONG ser actor en este proceso de descolonización de nuestras relaciones internacionales?

Para que las llamadas alianzas (basadas en la igualdad) estén en el centro de las luchas populares de emancipación y liberación en los países del Sur, es necesario tener en cuenta la historia, la cultura, las tradiciones, el patrimonio y las formas específicas de organización que dan a las personas su propia identidad y su derecho a la autodeterminación.

Aprender del pasado, desaprender lo que tal vez está demasiado arraigado en nosotros y compartir el poder: estos tres enfoques nos permitirán desbloquear poco a poco los candados de esta herencia colonial que aún nos contrae.

Luchas convergentes contra el calentamiento global

El tema del clima es una cuestión de justicia. Esta injusticia se vive en todos los países empobrecidos donde los más pobres son sistemáticamente los más afectados por el cambio climático.

Para mantener el calentamiento global por debajo de “1.5°C”, debemos trabajar juntos: ONG, movimientos sociales, grupos de la diáspora y socios en países empobrecidos… Este tema requiere una amplia convergencia de fuerzas y estrategias, es una cuestión de corresponsabilidad . EF traduce su compromiso con el cambio climático en un trabajo a largo plazo con sus socios para abordar las causas fundamentales de los problemas. Esto también significa unir luchas: justicia climática, justicia social, soberanía alimentaria, «gilets verts/gilets jaunes». Por último, significa dar voz a las personas interesadas, en lugar de hablar en nombre de las personas. Esto debe hacerse en una lógica de descolonización, como señalamos anteriormente.

¿Y cuál es el papel de la mujer en todo esto?

La igualdad de género es un problema sistémico. Hablar públicamente de género en una ONG católica no es fácil. ¿Convertirlo en un eje transversal, y por lo tanto siempre presente, del trabajo de EF, es un desafío que tiene sentido, o más bien corre el riesgo de generar ambigüedad?

Nos parece que algunos miembros de la Iglesia hoy se están posicionando en contradicción con un elemento importante que inspiró la construcción del pensamiento y la acción católica: el reconocimiento de las víctimas y los excluidos de nuestras sociedades, que son en su mayoría mujeres, pero también el reconocimiento de su papel en el cambio social y la protección de nuestra “casa común”. De hecho, actualmente no existe un verdadero debate dentro de la Iglesia sobre el hecho de que las mujeres son víctimas. Es una cuestión de credibilidad para la Iglesia hablar sobre este tema, decir que la Iglesia lucha por la igualdad y el respeto de la dignidad humana.
La conversión integral que pide el Papa Francisco en la encíclica Laudato Si' requiere armonía con todos los seres vivos de la Tierra. De hecho, podemos identificar muchos desarrollos positivos, entre otros en el lugar de las mujeres dentro de las estructuras de la Iglesia. El Papa Francisco, por ejemplo, ha lanzado un movimiento importante para elevar la posición de la mujer, por ejemplo, nombrando a mujeres en roles con altos niveles de responsabilidad. Pero todavía quedan muchos pasos por dar antes de que el tema de la igualdad y la equidad entre mujeres y hombres se convierta en parte integral de la vida de la Iglesia católica, que todavía está marcada por una lógica patriarcal y jerárquica.

Al igual que la cuestión de la descolonización, la cuestión del género nos confronta con nuestras heridas, con las injusticias de las que a veces nos sentimos cómplices, a las que nos hemos acostumbrado y que no nos resultan cómodas. Estamos ante un debate sobre palabras y conceptos. Hablar de “género” dentro de la Iglesia corre el riesgo de ofender las sensibilidades éticas. El género puede entenderse directamente relacionado con cuestiones de moralidad sexual y la no aceptación de las diferencias biológicas. Del mismo modo, hablar de género inevitablemente sacude la comodidad del privilegio. Nos lleva a hablar de víctimas de injusticias, pero ¿quién se beneficia de estas injusticias? De hecho, en la Iglesia, los beneficiarios son los hombres blancos.

El vínculo con el colonialismo es muy claro. Hablar de género es hablar de justicia, de dignidad, de igualdad, reconocer los sistemas de explotación y las estructuras institucionales y humanas, y ver cómo deconstruirlas. Para seguir evolucionando nuestras mentalidades, la lógica del aprendizaje permanente es inspiradora porque se trata primero de atreverse a hablar, reconocer los hechos y comprender cómo funcionan, para luego comenzar a deconstruir hábitos.
Para luchar eficazmente contra el calentamiento global, es necesario implicar a los principales interesados, es decir, a los más pobres y excluidos... Los habitantes de los países pobres y, en particular, las mujeres. En temas ambientales, el lugar de la mujer debe volverse central por dos razones principales:

  1. El cambio climático exacerba las desigualdades de género: las mujeres son las principales víctimas del cambio climático. 
  2. Las mujeres son las principales protagonistas de las soluciones innovadoras.

Conclusión

Entraide et Fraternité adopta un enfoque positivo y proactivo y aboga por un mundo que combine la prosperidad, el respeto por los límites del planeta y la justicia social. Es una utopía, un sueño que puede hacerse realidad si hay creatividad y voluntad de aprender del pasado, de desaprender aquello de lo que nos tenemos que deshacer y que está muy arraigado en nosotros, y de aceptar compartir el poder.


Notas 
-Este artículo es un resumen no exhaustivo de Axelle Fischer análisis papel siguiendo el estudio “Actuar por la justicia social en el mundo” realizado con motivo del 60 aniversario de Entraide et Fraternité. Este summary fue traducida al inglés por CIDSE.
,Entraide et Fraternité es la organización belga francófona miembro de CIDSE.

Crédito: F. Pauwels



Axelle Fischer trabaja como Secretaria General de Entraide et Fraternité desde febrero de 2018. Anteriormente, fue Secretaria General de la Comisión Justice et Paix-Belgique de 2008 a 2018.



Foto de cubierta  Crédito: AC Dimatatac, 350.org – CC 2.0 Genérico (CC BY-NC-SA 2.0)  

Comparte este contenido en las redes sociales