¿Por qué la UE no está más involucrada en las negociaciones del Tratado Vinculante? – CIDSE

¿Por qué la UE no está más involucrada en las negociaciones del Tratado Vinculante?

Nota: Este article por Giuseppe Cioffo, CIDSE y Jill McArdle, Amigos de la Tierra Europa, fue publicado originalmente por el Centro de recursos sobre empresas y derechos humanos en octubre 3, 2022.

Es un momento tenso en Europa y la batalla para acabar con la impunidad empresarial está en pleno apogeo.

Desde la tan esperada publicación de la propuesta de la Comisión de la UE para una Directiva de Diligencia Debida en Sostenibilidad Corporativa (CSDDD) en febrero de 2022, el tema de las reglas vinculantes para las corporaciones por su impacto en los derechos humanos y el planeta ha ocupado un lugar destacado en la agenda política en Bruselas. . Con Europa saliendo de la pandemia, la invasión rusa de Ucrania y la crisis energética relacionada, el debate sobre cómo (y cuánto) regular las empresas se está calentando.

Sin embargo, en Ginebra, la actividad de la UE sobre el tema es mucho menos intensa, a juzgar por el continuo papel de espectador de la Unión en debates similares en la ONU.

Este octubre, los Estados miembros de la ONU se reunirán para la octava ronda de negociaciones sobre un instrumento legalmente vinculante de la ONU para regular las actividades de las empresas transnacionales y otras empresas en el derecho internacional.

Dos Estados miembros de la UE, Francia y Portugal, se han unido a los Amigos del Presidente, un grupo de países amigos creado para impulsar a los estados hacia un consenso sobre el borrador del Tratado. Sin embargo, la línea de la UE sigue siendo la del llamado 'compromiso parcial' en el proceso, una estrategia tímida para una institución que pretende ser un campeón mundial de los derechos humanos y la sostenibilidad.

En los últimos años, la Comisión Europea ha esgrimido la ausencia de normas de la UE como motivo de su falta de compromiso. Con la llegada de la propuesta de CSDDD, este argumento se está desmoronando de forma lenta pero segura. Sin embargo, aún no sabemos si la existencia del proyecto de directiva dará lugar a una participación más significativa de la UE y sus Estados miembros en la 8ª sesión.

Existen buenas razones para que la UE participe en el proceso de negociaciones, en gran parte debido a las deficiencias de la directiva propuesta y las posibles soluciones que ofrece un Tratado.

Tal como está, el CSDDD es un texto cargado de lagunas flagrantes. Cubrirá una minoría de empresas de la UE y sus cadenas de valor, y tendrá una cobertura limitada de las instituciones financieras de la UE. Las empresas podrán escapar y cumplir con sus deberes a través de la cascada contractual, ser consideradas responsables por daños solo bajo parámetros muy restrictivos, e incluso podrían usar su diligencia debida como escudo contra la responsabilidad. Incluso si estos defectos se abordaran satisfactoriamente, la Directiva estaría sujeta a su alcance inevitablemente limitado (debido a su naturaleza regional) y al alcance limitado de la competencia legislativa de la UE.

Un próximo estudio encargado por seis ONG europeas destaca cómo un Tratado de la ONU podría funcionar en conjunto con CSDDD para responsabilizar a las empresas a nivel mundial. Un tratado de la ONU llenaría el gran vacío dejado por la CSDDD en el acceso a la justicia para las víctimas, por ejemplo, mediante el establecimiento de estándares internacionales sobre la ley aplicable y la elección de jurisdicción, dos temas que plagan los casos judiciales transnacionales contra empresas. También podría mejorar la implementación de la legislación de la UE al llegar a los segmentos de las cadenas de valor globales y las corporaciones fuera de la UE que quedan fuera de la propuesta de Directiva.

El mismo estudio describe los esfuerzos actuales de la UE para legislar (a petición de Parlamento, Consejo y sectores de la sociedad civil) sobre normas vinculantes para prevenir abusos contra los derechos humanos y el medio ambiente, en realidad aumenta el derecho legal de la Unión, y por lo tanto (sostenemos) su obligación, de buscar un mandato para negociar como bloque. El estudio también insiste en el papel continuo que los Estados miembros de la UE deben seguir desempeñando en el proceso, ya que varios de los temas candentes tratados en el borrador del Tratado son aquellos que la Comisión Europea no puede negociar sola.

Si bien el nuevo análisis muestra que los dos instrumentos pueden reforzarse mutuamente, también hay áreas en las que corren el riesgo de divergir, por ejemplo, sobre cómo y cuándo responsabilizar a las empresas por los daños. Sobre esto, el tratado es mucho más amplio, mientras que CSDDD adopta un enfoque muy limitado e introduce una posible defensa de diligencia debida para las empresas, que el Tratado descarta explícitamente. La UE debe inspirarse en el Tratado para asegurarse de que su propia ley no cree nuevas cargas para las víctimas que ya enfrentan un camino cuesta arriba en busca de justicia. La UE debería participar en las negociaciones ahora, antes de que los textos se desvíen hasta un punto irreconciliable.

La UE se encuentra en un precipicio moral y político. Para hacer frente a la crisis energética provocada por la invasión rusa de Ucrania, la UE está estudiando ahora la extracción de gas en otros países, incluido Mozambique, donde las exploraciones están contribuyendo a una devastadora crisis humanitaria y amenazando una ecología desastre. La lucha global por los metales y minerales necesarios para la transición energética continúa generando violaciones de los derechos humanos y, a menudo, daños irreparables a los territorios y las comunidades.

¿Hará la UE la vista gorda ante los abusos de las empresas, utilizando los complejos problemas mundiales como excusa? ¿O se abrirá camino a través de este tiempo tumultuoso defendiendo los derechos humanos frente al poder corporativo?

Si la UE se toma en serio sus compromisos de proteger los derechos humanos a nivel mundial y hacer una transición sostenible y justa que proteja a las personas, el medio ambiente y el clima, debe participar en las negociaciones de un tratado global para regular las empresas en el país y en el extranjero.


Giuseppe Cioffo es el Oficial de Regulación Corporativa y Extractivas de CIDSE.

Crédito de la foto: Ike Teuling.

Comparte este contenido en las redes sociales