La Amazonía en llamas y debemos reaccionar

23 August 2019

“Iglesias y Minería” have reacted to the devastating fires ravaging the Amazon. The network appeals to political responsibility and suggests that economic interests are involved. We share here their statement. (Available in Spanish only)


GRITO DE LA CREACIÓN Y GRITO DE LOS POBRES. La Amazonía en llamas y debemos reaccionar.

Mujeres y hombres de diferentes rincones del planeta, preocupados por las noticias que nos llegan directamente de campesinos, campesinas y pueblos indígenas, afrodescendientes y movimientos sociales -ante el inquietante silencio de los medios de comunicación- queremos lanzar un llamado de urgencia por la grave situación a la que son sometidos todos los seres vivos que conviven en la Amazonía, en regiones como El Cerrado, conocida como la sabana brasileña y que la rodea, el Bosque Atlántico, la región boscosa que bordea la mayor parte del litoral del país y en Bolivia, en la zona de Chiquitania. Esta situación, se presume, ha sido exacerbada en los últimos días por la quemas instigadas por el gobierno brasilero y los grandes latifundistas con intereses económicos extractivos sobre la Amazonia.

No podemos dejar de relacionar estos sucesos con los acontecidos en la Orinoquiamazonía colombiana, donde ya desde el año pasado se han producido incendios intencionales, entre cuyos responsables se ha señalado a autoridades públicas locales.

En Brasil, el 30,1 % de los pequeños incendios luego propagados (21.942) se registraron en el Cerrado y el 10,9 % de ellos (7.943) en el Bosque Atlántico, la región boscosa que bordea la mayor parte del litoral del país. En tanto, en Bolivia, en la zona de Chiquitania, ya ha afectado 460.000 hectáreas.

No podemos mantenernos indiferentes frente a este ecocidio que se perpetra contra la Madre Tierra y que afecta la vida de toda la humanidad, ya que -como recuerda la Encíclica Laudato Si’- todo está interconectado. 

Por ello hacemos un llamado a los Gobiernos brasileño, boliviano y colombiano, a los gobiernos de nuestros países a asumir medidas urgentes y eficaces para detener esta devastación ambiental.

En 2015, la ONU aprobó la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, como una oportunidad para que los países y sus sociedades emprendan un nuevo camino con el que mejorar la vida de todos, sin dejar a nadie atrás. Asi mismo, los compromisos adquiridos en el acuerdo de Paris y el acuerdo de Escuazú, e  incluso a través de los convenios marco citados en el acuerdo de asociación en negociación entre la Unión Europea y Mercosur y la iniciativa Armonía con la Naturaleza de la ONU, compelen a todos los Estados suscritos a vigilar celosamente el cumplimiento en implementación de medidas urgentes y contundentes de protección de la madre naturaleza, y de manera especial de la Amazonía y sus pueblos debido a la importante conglomeración de vida que alberga y su fundamental función en la regulación del clima y preservación de vida en todos los rincones del planeta.

Apelando a este compromiso mundial, particularmente interpelados por el  objetivo número 15 de esta Agenda: “Gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversidad” y afectados ante esta realidad hacemos un llamado para que, desde Naciones Unidas y los gobiernos se actúe de manera urgente y responsable.

Reconocemos la autodeterminación de los  pueblos y por ello, bajo este principio, solicitamos que todas las instancias se articulen para brindar el apoyo necesario que mitigue el impacto fatal que estos incendios producen.

Exhortamos al Estado Brasileño a implementar las medidas necesarias para detener la deforestación de la Amazonía y realizar las investigaciones pertinentes para establecer si estos incendios tienen una intencionalidad criminal con el objeto de ampliar la frontera agrícola.

Con profundo dolor.

END