Reflexiones sobre el cambio radical para las personas y el planeta - CIDSE
Blog
Foto de CIDSE

Reflexiones sobre el cambio radical para las personas y el planeta

Foto de CIDSE

Reflexiones sobre el tercer panel de diálogo en la Conferencia "El pueblo y el planeta primero: el curso del imperativo para cambiar", celebrado en Roma 2-3 Julio 2015. 

El 2nd y 3rd de julio, 2015 CIDSE y el Pontificio Consejo para la Justicia y la Paz celebraron una conferencia en Roma sobre el tema: 'El pueblo y el planeta primero: el curso imperativo para cambiar' que reunió a líderes de la Iglesia, tomadores de decisiones y representantes de Organizaciones católicas y de la sociedad civil de todo el mundo. Este blog reflexiona sobre un panel de diálogo que tuvo lugar durante una sesión sobre 'Caminos que respetan nuestro hogar común' con énfasis en 'Iglesia, Gente, política: cómo trabajar juntos para presentar alternativas'. Los panelistas incluyeron a Mons. Louis Portella Mbuyu y Andrea Ferrante.

Frente a la crisis, el cambio climático en este caso, tiene el poder de unir a personas de diversos orígenes. El panel sobre 'Iglesia, Gente, política: cómo trabajar juntos para presentar alternativas' en una conferencia que enfatiza la necesidad de poner a 'las personas y el planeta primero' ha demostrado que las organizaciones seculares, los movimientos sociales y las organizaciones e instituciones basadas en la fe pueden unirse para compartir estrategias, propuestas, visiones y análisis. El formato de esta conferencia nos permitió a los participantes ir más allá de las discusiones técnicas complicadas habituales y observar las crisis climáticas desde perspectivas diferentes y más amplias. Y lo que me llamó la atención fue la dimensión radical y desafiante de algunos de los análisis que se compartieron.

En primer lugar, la Iglesia, a través de la voz de Mons. Louis Portella Mbuyu, vicepresidente de SECAM, destacó la necesidad de una verdadera transformación radical en nuestras sociedades y estilos de vida al abordar los conceptos de decrecimiento.1 y simplicidad voluntaria. Eran ideas y conceptos radicales que casi nunca escuchamos cuando se trata del cambio climático; especialmente no a través de la boca de las delegaciones oficiales, pero tampoco de las muchas ONG que están trabajando en el tema. Si bien la encíclica destaca que “necesitamos crecer en el convencimiento de que una disminución en el ritmo de producción y consumo puede dar lugar en ocasiones a otra forma de progreso y desarrollo” (…) y que “ha llegado el momento de aceptar una disminución del crecimiento en algunas partes del mundo ”, Portella nos animó a adoptar un“estilo de vida profético donde no estamos preocupados por tener sino por ser. Sobriedad, sencillez y humildad: aquí están las cualidades fundamentales que necesitamos para vivir ahora." él dijo. Estos mensajes están lejos de aquellos que la 'economía verde y el enfoque de crecimiento sostenible nos salvarán a todos' y de los mensajes demasiado simplistas que 'cambian a bombillas led, no imprimen sus correos electrónicos y tienen fe en el hecho de que la tecnología y la energía renovable lo harán salvarnos a todos y permitirnos mantener más o menos los mismos estilos de vida '. Estos son los tipos de mensajes que generalmente circulan en los principales medios y organizaciones. Esto muestra que acabamos de comenzar a explorar qué tipo de cambio se necesita y se nos impondrá ante el cambio climático, como no lo harán pequeños ajustes. Los cambios radicales en nuestras vidas y nuestras sociedades están llamando a la puerta. El pensamiento radical, las propuestas y las alternativas solo pueden ayudarnos a crear un cambio al contribuir en la elaboración de una narrativa y visión alternativas que inspiren nuestras acciones y estrategias futuras.

El segundo mensaje que me llamó la atención fue cuando Andrea Ferrante de Via Campesina destacó la dimensión conflictiva del cambio climático. Los discursos dominantes tienden a implicar que todos saldrán de esta pelea como ganadores; Según ellos, se trata de soluciones de ganar-ganar. Sin embargo, ya sea que logremos enfrentar el cambio climático en los próximos años o no, nuestro futuro será radicalmente diferente. Pensar que algunas de las estructuras e instituciones que están en el centro de nuestro sistema defectuoso seguirán siendo parte de la imagen de la sociedad venidera es una declaración idealizada pero poco realista que muestra nuestra capacidad limitada para ver claramente los cambios que son en juego. Como dice Andrea Ferrante, la implementación de "agroecología significa que alguien ya no venderá semillas, pesticidas o fertilizantes porque creemos que el suelo es un organismo vivo y, como es un organismo vivo, no lo mataré con fertilizantes químicos". El conflicto está en el corazón del cambio y reconocer que no todas las instituciones y estructuras son parte de la solución es algo que debe hacerse para ayudarnos a avanzar.

Esto plantea preguntas sobre nuestras estrategias: ¿necesitamos relacionarnos con grandes empresas? En el caso de una ideología de ganar-ganar, que definitivamente no está a la altura de la tarea, podría ser algo que podríamos considerar. Pero en el marco conflictivo retratado por Andrea Ferrante, no se puede imaginar:

“La semana pasada, Cargill asistió al 'foro de alto nivel sobre cómo conectar a los pequeños agricultores con los mercados' del Comité Mundial de Seguridad Alimentaria y declaró 'somos la solución'. Cargill es el actor principal del mercado mundial de cereales. Fijan el precio del trigo y el maíz y determinan el precio de estos productos a nivel internacional. Estos productos forman una parte mínima de lo que comemos, pero al fijar los precios para los agricultores en Burkina Fasso, en Italia o en la India, nos están empobreciendo. Y sin embargo vinieron a ese foro y dijeron 'ok, hacemos caridad, tenemos un buen programa, estamos dando dinero a CARE y con ellos estamos haciendo un buen proyecto para 30 000 familias'… ¡Ah! ¿Es esta una buena forma de ayudar a los agricultores de todo el mundo? ¿Cómo pensar que esos actores pueden ser nuestros aliados? Es imposible porque estructuralmente les es imposible ”.

Además de la cuestión de la colaboración con las grandes empresas, Andrea también abordó el problema de la agricultura climáticamente inteligente y las estrategias de lavado verde presentadas por los mayores contaminadores que declararon: "esas personas son los principales actores en las emisiones de GEI y ahora tienen algo que decir al mundo, por lo que inventaron la agricultura climáticamente inteligente. Eso no es más que tratar de ecologizar un modelo que es totalmente insostenible. ¿Cómo podemos pensar que esta alianza global para la agricultura climáticamente inteligente está de alguna manera reduciendo la pobreza? No podemos limitarnos a pensar solo en reducir las emisiones de CO2 (la Encíclica es bastante clara al respecto), pero estas empresas no dicen nada acerca de reducir la pobreza porque no pueden, porque es estructuralmente imposible para ellos". Como tal, los actores están tratando de vendernos sus modelos insostenibles como soluciones. Debemos reconocer que su estrategia es mucho más que una estrategia de lavado ecológico: no solo ocultan sus prácticas y modelos actuales detrás de una fachada verde, sino que utilizan activamente la crisis climática (como es el caso de la crisis alimentaria) como una oportunidad para expandir sus operaciones. Una doctrina de choque2 como Naomi Klein podría haber dicho, poniendo en peligro aún más nuestro planeta y nuestro futuro.

Las declaraciones radicales y los elementos de análisis que extraje de este panel de discusión son, para mí, una confirmación de que aquellos que han insistido tanto en retratar a las organizaciones de la sociedad civil como soñadores son, de hecho, los que persiguen un objetivo inalcanzable. La creencia de que todos ganarán al enfrentar el cambio climático; que podemos cambiar este mundo y nuestras sociedades con modificaciones en los márgenes (o mediante cambios marginales); que nuestras vidas y sociedades pueden atravesar estas crisis sin verse muy afectadas o transformadas, y sin abordar el conflicto inherente que surge a causa de ellas. Esta creencia utópica es ahora la principal falacia de nuestros tiempos.

Entonces, como nuestras sociedades podrían estar al borde del colapso, se necesitan cambios radicales sin los cuales los cambios radicales nos llegarán. Crear un futuro sostenible requiere trabajo, no creencias utópicas de que las situaciones de ganar-ganar son posibles en nuestro sistema actual. Construir una nueva narrativa, ir más allá de los discursos sobre el crecimiento y los cambios marginales, fomentar la solidaridad dentro de las comunidades, fortalecer la relación entre movimientos que comparten visiones similares e iniciar, multiplicar y fortalecer los focos de resiliencia a nivel local mientras los hace visibles para otros ciudadanos y decisiones. fabricantes: aquí es donde probablemente se encuentra la esperanza. Por lo tanto, estas ideas deberían estar en el centro de nuestras acciones y estrategias.

Aún así, quedan algunas preguntas importantes por responder: ¿Qué significa para mí, como ser humano, tener en cuenta estos elementos? ¿Qué significa para nosotros como organizaciones? ¿Qué significa para nosotros como miembros de las comunidades? Al aclarar ciertos análisis y estrategias, al proporcionarnos fragmentos de información sobre conceptos, estrategias y reflexiones que pueden ayudarnos a avanzar, de esta manera, al desafiarnos, la encíclica y los diversos panelistas de la conferencia nos han invitado a reflexionar sobre nuestros propios estilos de vida, sobre nuestro lugar y papel en la sociedad (como individuos y organizaciones), sobre nuestros esfuerzos para tratar de dar forma a la sociedad por venir, y sobre las posiciones y estrategias que hemos tomado hasta ahora.

Panel Ferrante

Imagen: Panel de diálogo: Iglesia, pueblo, política: ¿Cómo trabajar juntos para presentar alternativas? En la conferencia “La gente y el planeta primero: el imperativo de cambiar el rumbo”. En la imagen aparecen: Mohamed El Farnawany, Mons. Louis Portella Mbuyu, Denise Auclair (moderadora), Andrea Ferrante.

Contacto:

Francois Delvaux, delvaux (at) cidse.org

 

Una definición de decrecimiento: “El decrecimiento sostenible es una reducción de la producción y el consumo que aumenta el bienestar humano y mejora las condiciones ecológicas y la equidad en el planeta. Exige un futuro en el que las sociedades vivan dentro de sus medios ecológicos, con economías y recursos abiertos y localizados distribuidos de manera más equitativa a través de nuevas formas de instituciones democráticas. Esas sociedades ya no tendrán que "crecer o morir". La acumulación material ya no ocupará un lugar privilegiado en el imaginario cultural de la población. La primacía de la eficiencia será sustituida por un enfoque en la suficiencia, y la innovación ya no se enfocará en la tecnología por la tecnología, sino que se concentrará en nuevos arreglos sociales y técnicos que nos permitirán vivir de manera amigable y frugal. El decrecimiento no solo cuestiona la centralidad del PIB como un objetivo político general, sino que propone un marco para la transformación a un nivel más bajo y sostenible de producción y consumo, una contracción del sistema económico para dejar más espacio para la cooperación humana y los ecosistemas ”. Fuente: http://www.degrowth.org/definition-2

“La sugerencia es que cuando una sociedad experimenta un 'shock' importante, existe un deseo generalizado de una respuesta rápida y decisiva para corregir la situación; este deseo de acción audaz e inmediata brinda una oportunidad para que actores sin escrúpulos implementen políticas que van mucho más allá de una respuesta legítima al desastre ”(Wikipedia)

 

 

Comparte este contenido en las redes sociales
Asegurado por miniOrange