Una década perdida: las corporaciones no han logrado controlarse a sí mismas, es hora de reemplazar los principios voluntarios con leyes fuertes - CIDSE

Una década perdida: las corporaciones no han logrado controlarse a sí mismas, es hora de reemplazar los principios voluntarios con leyes firmes

Foto: Naciones Unidas.

El mundo se enfrenta a una doble crisis: los impactos de la pandemia de coronavirus, que ha expuesto la carga del riesgo en las cadenas de suministro que recae de manera desigual sobre los trabajadores y las comunidades más pobres, y la actual crisis climática y de biodiversidad, cuyos impactos están afectando de manera similar a los más vulnerables. Debemos ahora reconstruir una economía que proteja a las comunidades, los trabajadores y el medio ambiente, incluso de los impactos negativos de las empresas.

Los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos (PRNU), aprobada el 16 de junio de 2011, ha sido un marco importante para establecer la responsabilidad de los Estados de proteger los derechos humanos (pilar 1), la responsabilidad de las empresas de respetar los derechos humanos (pilar 2) y facilitar el acceso a reparación a los perjudicados ( pilar 3).

Sin embargo, no son principios jurídicamente vinculantes, y no se han convertido suficientemente en normas vinculantes y aplicables. Hasta la fecha, su implementación ha dado prioridad a las iniciativas corporativas voluntarias. Estas iniciativas no han logrado cambiar significativamente la forma en que operan las empresas o lograr justicia para las víctimas de abuso corporativo, y han creado un campo de juego desigual para las empresas.

Los UNGP también contienen algunas omisiones significativas, incluido el derecho de las comunidades a decir “no” a la actividad empresarial en sus tierras y territorios (independientemente de cualquier acción de las empresas para prevenir o mitigar los impactos nocivos) y la interdependencia de los derechos humanos y el medio ambiente.

Hoy, las comunidades del Sur Global continúan enfrentando abusos de los derechos humanos y destrucción del medio ambiente como resultado de las operaciones y cadenas de suministro de poderosas empresas multinacionales con sede en países más ricos, incluida Europa. Estos impactos incluyen la pérdida de vidas y medios de subsistencia de trabajadores, individuos y comunidades en todo el mundo; contaminación de recursos naturales invaluables como ríos, tierras y bosques; violación de los derechos de los pueblos indígenas y de quienes trabajan en el medio rural, pérdida de biodiversidad.

Ha llegado el momento de establecer normas jurídicamente vinculantes y exigibles. sobre los derechos humanos y el medio ambiente a nivel nacional, de la UE y de las Naciones Unidas. Las empresas deben ser responsables del daño que causan, al que contribuyen o están directamente vinculados, incluso cuando esto ocurre fuera de las fronteras nacionales. Las comunidades y las víctimas deben poder acceder a la justicia por los daños que sufren.

Exigimos un fuerte Tratado vinculante de la ONU sobre empresas y derechos humanos, que responsabilizaría a las empresas por los abusos ambientales y de derechos humanos en virtud del derecho internacional. También apoyamos las leyes nacionales y regionales que incluyen disposiciones sólidas sobre responsabilidad y acceso a la justicia, lo que la ley propuesta de la UE sobre derechos humanos obligatorios y debida diligencia ambiental tiene el potencial de ser.

Leyes sólidas garantizarán que las empresas que hagan lo correcto no se verá socavada por empresas irresponsables que operan con estándares más bajos y que las empresas europeas no se beneficiarán de los abusos cometidos fuera de la vista.

La única forma de cambiar el comportamiento de las empresas es consagrar el respeto por los derechos humanos y el medio ambiente en el derecho internacional vinculante.

ORGANIZACIONES SIGNATARIAS

Comparte este contenido en las redes sociales
Asegurado por miniOrange